Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Salud

Aedes Albopictus lleva una década viviendo en Panamá

Un nuevo mosquito transmisor de la enfermedad del dengue fue descubierto por la Universidad de Panamá: Aedes Albopictus.

Un nuevo mosquito transmisor de la enfermedad del dengue fue descubierto por la Universidad de Panamá: Aedes Albopictus.

Científicos de esta casa de estudios superiores advirtieron hoy de la presencia en suelo panameño de este mosquito que es tan dañino o más que el Aedes Aegypti.

El nuevo mosquito, según la investigación científica, también produce dengue, por lo que aconsejan al Ministerio de Salud (MINSA) a replantear la campaña contra el insecto.

El Aedes Albopictus puede reproducirse en agua limpia o sucia (contaminada), en estación lluviosa o seca, a diferencia del Aedes Aegypti que prefiere solo el agua limpia y se propaga únicamente durante la época de lluvias.

La hembra del Albopictus se infecta con el virus del dengue y lo transmite a su descendencia.

El Aedes Albopictus está presente en Panamá desde hace años, pero por primera vez se conoce que está infectado con el virus del dengue, por lo que puede ser un vector de esta enfermedad.

Este insecto ha sido encontrado en la región metropolitana, como Bethania, San Francisco y Carrasquilla, pero la investigación continúa.

Con el descubrimiento sería el segundo vector capaz de transmitir el dengue, que hasta el momento ha logrado cobrar la vida de 10 panameños en lo que va del año 2011.

Más del mosquito Según Wikipedia, el también conocido como mosquito tigre es una especie invasora originaria del sudeste de Asia, habiéndose extendido por África, América y Europa desde 1979 y posteriormente por la zona del Pacífico.

Su llegada puede producirse durante el transporte de personas, o de mercancías con restos de agua acumulada como pueden ser neumáticos usados, o plantas ornamentales como es el caso del bambú de la suerte (Dracaena sanderiana).

El Aedes albopictus es una especie de díptero nematócero perteneciente a la familia Culicidae.

Se caracteriza por su coloración negra con ornamentación blanca en tórax y abdomen, patas a bandas negras y blancas y una conspicua línea blanca longitudinal central en tórax y cabeza.

Tiene una longitud de entre unos 5 y 10 mm. Como otras especies de mosquitos, la hembra posee una trompa fina y alargada, la probóscide, que a modo de estilete, utiliza para picar y extraer sangre de vertebrados, en especial mamíferos y aves, que aprovecha para el desarrollo de los huevos.