Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Salud

Esas comidas que reconfortan más que el espíritu

La comida es una forma de recibir un placer o ‘consentirse’ después de mucho tiempo de trabajo

Esas comidas que reconfortan más que el espíritu
Coma concientemente: disfrute pero sin afectar su salud

¿Le ha pasado que cuando se siente triste o cansado piensa en el puré de papa de la abuela, o en una deliciosa porción de helado? Esto sucede porque su cuerpo normalmente produce una sustancia llamada serotonina, un neurotransmisor que entre otras funciones regula el apetito, y disminuye en situaciones de estrés y angustia, por lo que el cuerpo pide reponer nuevamente los niveles de este elemento.

La nutricionista Ana Cristina Gutiérrez, asesora nutricional de Herbalife, afirmó que también ese apetito repentino puede deberse a un hábito aprendido en casa, lo que implica que la persona busque estos alimentos más por costumbre que por un requerimiento del organismo.

Para muchas personas, la comida es una forma de recibir un placer o ‘consentirse’ después de mucho tiempo de trabajo, de una situación emocional fuerte o alguna crisis.

Para la mayoría de las personas, aquellos alimentos que resultan reconfortantes, no son los más saludables. No muchos piensan en una crujiente ensalada de lechuga o un ‘mix’ de vegetales, cuando buscan algo de placer en la comida. Normalmente se piensa en helados, pizza o sopa, y esto también tiene relación con la textura de los alimentos. De aquí surge una valiosa pregunta: ¿cómo convertir en saludables estos platillos favoritos?

OPCIONES REALMENTE SALUDABLES

Si se le antojan los helados, busque los bajos en grasa o calorías, y consúmalos en porciones pequeñas. Es mejor que piense en un pequeño cono de chocolate, a que opte por medio litro de helado.

Si piensa en chocolates en barra, compre los que vienen en tamaños pequeños, preferiblemente en unidades y no la bolsa. Prefiera los oscuros, bajos en grasa.

Por el contrario, si le parece más agradable una sopa caliente, trate de preparar las caseras: sin grasa y con muchos vegetales. Las que vienen previamente preparadas suelen tener un mayor contenido de sal y grasa.

Si su ‘opción deliciosa’ son los espaguettis con queso, prefiera las pastas integrales y agrégueles queso blanco y/o poco queso maduro. Procure añadirles vegetales como el tomate u otros sabores como el que proveen las aceitunas y el jamón de pavo.

En el caso del puré, prepárelo no solo de papa. Hágalo de brócoli, zanahoria, camote y con poca mantequilla o queso crema. Sírvase porciones pequeñas.