La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Salud

Sobrepeso escolar supera el 35%, alerta la FAO

Uno de cada tres niños padecen de este trastorno. La obesidad está asociada a enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y trastornos psicológicos

Sobrepeso escolar supera el 35%, alerta la FAO

Un problema asociado a la mal nutrición en el país y que cada vez es más creciente en la población infantil y adolescente es el exceso de peso. Un estudio realizado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en seis escuelas públicas panameñas, ubicadas en las zonas de mayores índices de pobreza y en áreas indígenas, demuestra que el sobrepeso en niños en etapa escolar supera el 35%.

Otro indicador que marca una tendencia en menores con un peso por encima de lo normal es el Monitoreo del Estado Nutricional (Moninut), del Ministerio de Salud (Minsa), citado por la FAO, que indica que uno de cada tres niños padecen de este trastorno.

Los adolescentes no están en mejor condición. En 2017, el 29.7% de los jóvenes entre 10 y 17 años enfrentaron esta misma condición, según un informe de Moninut, mencionado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los resultados deben encender las alarmas de salud pública, advirtió Israel Ríos, Oficial de Nutrición de la Oficina Subregional de la FAO para Mesoamérica.

Ríos cuestiona si la escuela está cumpliendo con el rol de educar y dotar de herramientas a los estudiantes para la vida. Según el oficial de nutrición de las Naciones Unidas, no basta con enseñar matemáticas, ciencias, cívica y religión. También es necesario educar sobre cómo alcanzar una alimentación más adecuada para una vida sana y plena.

‘No basta con enseñar matemática, ciencia y religión. También es necesario educar sobre cómo alcanzar una alimentación más adecuada',

ISRAEL RÍOS

FAO MESOAMÉRICA

Por lo general, se tiende a asociar el sobrepeso y la obesidad con temas estéticos, sin detenerse a pensar que es la causa directa de muchas enfermedades, algunas de ellas muy graves.

La obesidad infantil se asocia con enfermedades no transmisibles, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

Además de esto, los niños con obseidad sufren dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, e inicio temprano de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos, explicó Leendert Nederveen, asesor regional de Alimentación, Nutrición y Actividad Física en Escuelas de la OPS.

La obesidad infantil, aunque puede estar originada por factores genéticos, en la mayoría de los casos se debe a dietas con alimentos hipercalóricos con altos contenidos de grasa, azúcar y sal. Aunado a esto, los niños dedican menos tiempo libre a practicar actividades físicas y más horas a estar sentados frente un televisor o jugar con el computador, añadió Nederveen.

La dieta adecuada es aquella que en los primeros años de vida debe ser variada y nutritiva, comenzando por la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y complementada con proteínas y ácidos grasos esenciales que ayudan al crecimiento y aportan energía y vitaminas, explicó Javier Córdoba, gerente de Programas de Unicef.

A medida que los niños crecen, la alimentación debe seguir siendo variada asegurando que garantice energía (calorías), proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y demás nutrientes que los órganos y tejidos necesitan para mantenerse sanos, agregó Córdoba.

De acuerdo con la OMS, la obesidad es una condición crónica de origen multifactorial caracterizada por acumulación anormal de tejido adiposo que puede ser nocivo para la salud.

Este trastorno suele iniciarse en la infancia y adolescencia, y su prevalencia aumenta de manera progresiva con la edad.