La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Teatro

Relaciones de pareja al desnudo: ‘¡Si mi celular hablara!'

Esta obra, dirigida por Agustín Clément, se presenta como una comedia ligera y entretenida, pero en el fondo explora temas complejos como la violencia de género, la homofobia y la infidelidad. El 7 de abril, en el Teatro Aba

¿Qué pasaría si tu pareja tuviera acceso a tus mensajes de chat? ¿Cómo funcionaría un matrimonio en un mundo sin contraseñas de teléfonos ni normas de convivencia que dictan que lo que pasa en el chat queda en el chat? La comedia ¡Si mi celular hablara!, en el Teatro Aba hasta el 7 de abril, juega con estas preguntas con divertidos resultados. Esta obra, dirigida por Agustín Clément, con la asistencia de Jeidis Soto, se nos presenta inicialmente como una comedia ligera y entretenida, pero en el fondo explora temas complejos como la violencia de género, la homofobia y la infidelidad.

La obra comienza con una aparentemente inocente reunión de vinos y boquitas entre siete amigos, tres parejas y el amigo soltero, una noche de eclipse de luna. Lo que comienza con chismes entre amigos y burlas mutuas, muy pronto se transforma en una hilarante pesadilla cuando uno de ellos sugiere jugar “si mi celular hablara”. Atrapados por el “si no tienes nada que esconder, no debes temer perder tu derecho a la privacidad”, los amigos desbloquean sus teléfonos para que cualquiera pueda contestar en altavoz las llamadas que reciban esa noche. La muy evidente y contagiosa química entre los actores y el peso en escena de mucho de ellos ayudan a que este juego, que ahora fuera del teatro suena absurdo, parezca totalmente lógico y hasta necesario. Como es de esperar, rápidamente los chats y llamadas telefónicas que reciben dejan de ser un juego y comienzan a revelar secretos y mentiras. A pesar de la brevedad que se les asigna a muchas de estas revelaciones, es obvio que ha sido la falta de transparencia y honestidad total lo que había mantenido estas relaciones de pareja a flote y, sin duda, alimentaba la dinámica entre estos amigos.

Lo interesante del texto es que desde el primer minuto riega pistas por todas partes que poco a poco comienzan a juntarse para cimentar los explosivos conflictos en el segundo acto de la obra. Igualmente, gran parte del texto no teme a llegar hasta los extremos razonables que surgen de estas revelaciones. El reto para el elenco es lograr que la obra pase de comedia a drama y nuevamente a comedia sin perder la complicidad del público. Esto se logra durante toda la obra, excepto quizás cuando el público reacciona con risas durante una fuerte escena de violencia entre una de las parejas. En realidad, he estado en otras obras y performances callejeros donde se aborda el tema de violencia de género, con reacciones similares, incluyendo carcajadas y elogios al agresor. Quizá como público utilizamos la risa para huir de la realidad o quizá necesitamos muchos más espacios y tiempo para digerir escenas como estas. La propuesta agrega un desenlace inesperado pero innecesario que le resta valor al gran trabajo de miembros del elenco como Jeanne Leggiere y Julio Chamorro de hacernos sentir la pesadez de saber que sus relaciones de pareja van a cambiar para siempre luego de esa noche.

¡Si mi celular hablara! es una comedia que entretiene y aprovecha al máximo el carisma de los miembros del elenco.

‘‘¡Si mi celular hablara!' es una comedia que entretiene y aprovecha al máximo el carisma de los miembros del elenco. Es una obra de comedia y drama'.