Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Tecnología

GPM, un satélite capaz de medir las tormentas

PANAMÁ. Las fuertes tormentas que han causado estragos en todo el mundo de ahora en adelante serán observadas y analizadas por el nuevo ...

PANAMÁ. Las fuertes tormentas que han causado estragos en todo el mundo de ahora en adelante serán observadas y analizadas por el nuevo satélite GPM. Una nave construida por la agencia espacial estadounidense (NASA) y su homóloga japonesa (JAXA), con el objetivo de crear la primera red de observación meteorológica global.

El satélite central de la misión de Medición de Precipitaciones Globales (GPM), por sus siglas en inglés), es una misión internacional de satélites que rastrea y proporciona observaciones avanzadas de la lluvia y las nevadas en todo el mundo en un 90%. Con esto se busca mejorar la comprensión de los ciclos del agua y de la energía que impulsan el clima de la Tierra.

Conocer las ‘cantidades de lluvia y nieve con precisión en todo el mundo es fundamental para entender cómo el clima y el impacto climático agricultura, la disponibilidad de agua dulce, y las respuestas a los desastres naturales’, manifestó el puertorriqueño Daniel Alvarado Varela, un ingeniero mecánico que trabajó en la estructura del satélite y vio crecer a ese bebé (como le llama a GPM) desde 2005.

COMPOSICIÓN Y FUNCIONAMIENTO

Según sus creadores, GPM Core es un estructura altamente compleja que tiene el tamaño y las capacidades de un pequeño avión privado. Se basa en la tecnología de los sensores desarrollados para la misión TRMM, con dos nuevos instrumentos innovadores.

El GPM Microwave Imager, construida por Ball Aerospace & Techno logies Corp., de Boulder, Colorado, observará precipitaciones y nevadas en 13 frecuencias diferentes.

El radar de precipitación de doble frecuencia, desarrollado por JAXA con el Instituto Nacional de Tecnología de Información y Comunicación en Tokio, transmite frecuencias de radar que detectan el hielo y la lluvia, así como la lluvia más pesada. También será capaz de medir el tamaño y la distribución de las gotas de lluvia, copos de nieve y partículas de hielo.

‘Vamos a utilizar los datos de la misión GPM no sólo para la investigación de ciencias de la Tierra, sino para mejorar la predicción del tiempo y responder a los desastres meteorológicos’, indicó Shizuo Yamamoto, director ejecutivo de JAXA.

Por su parte, Dalia Kirschbaum, quien está encargada de las aplicaciones de dicha nave, que se encuentra en órbita desde la semana pasada, explicó a BBC Mundo que ‘los datos que entregue el GPM ayudarán a informar a la comunidad sobre dónde se deben realizar evacuaciones’.

Entretanto, Yamamoto señaló que ‘nuestro radar de precipitación de doble frecuencia, desarrollado con tecnologías japonesas únicas, juega un papel central en la misión GPM’.

‘El lanzamiento de este observatorio central y el establecimiento de la misión global de medición de la precipitación es de vital importancia para la investigación del medio ambiente y la predicción del tiempo’, recalcó Michael Freilich, director de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, en Washington.

EL OBSERVATORIO CORE

Con la adición del nuevo Observatorio Core, los satélites de la constelación de GPM incluirán la NASA-National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), la misión Suomi Asociación órbita polar Nacional, lanzada en 2012, la NASA-JAXA lluvias tropicales Misión de Medición (TRMM), lanzado en 1997, y varios otros satélites gestionados por JAXA, NOAA, el Departamento de Defensa de EEUU, la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos, el Centro Nacional D’Etudies Espaciales de Francia y la Organización de Investigación Espacial de la India, para estudiar el clima.