Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Tecnología

El a,b,c de la tecnología en casa

Que la tecnología no acabe con lo más importante en casa: la comunicación y convivencia en familia.

La tecnología se ha vuelto parte integral de las personas, lo importante para no perderse en ella, es encontrar un balance en casa, así la interacción personal sigue viva.

Es normal que las familias del siglo XXI hagan un uso muy frecuente de la tecnología y es común que en la vida diaria un adolescente tenga un ipad; un niño, un videojuego; una mamá, un smarthphone y un papá, un reloj inteligente.

Pero entonces, ¿qué tiempo queda para la comunicación, el tiempo en familia, los paseos al aire libre y las conversaciones durante la cena? Casi todo queda interrumpido por la tecnología.

La psicóloga Ana Muñoz explica que para que las familias no se pierdan en la tecnología, haciendo de los mensajes de textos su lenguaje de comunicación y que solo interactuen poco tiempo, dedicando más a una computadora se necesita crear un balance.

‘El celular o la televisión no tiene que ser lo primordial para nadie en la familia cuando están fuera del área de trabajo o donde su uso es requerido. La casa debe ser un lugar de tranquilidad, de relajamiento, el lugar donde es más fácil hablar y compartir eventos ocurridos durante el día’, indica Muñoz.

Tanto la pareja como los hijos se vuelven dependientes de la tecnología en casos extremos.

INSTRUCCIONES PARA JUGAR

En el caso de los niños, los aparatos tecnológicos representan un juguete, menciona el psicólogo Fernando Gómez. ‘Un niño no va a querer el último celular porque necesita utilizar las funciones del mismo, lo quiere porque representa un nuevo juguete, en ese caso el padre debe primero saber si su hijo es capaz de utilizar adecuadamente la tecnología, he ahí el primer paso’, dice.

Para adquirir algún aparato tecnológico, ya sea un videojuego o un celular, el padre debe tomar en cuenta la personalidad y el comportamiento de su hijo, porque del buen uso que este le dé, dependerá que pequeño no se meta en un problema o sufra algún accidente.

‘El internet se presta para muchas cosas, tanto positivas como negativas, el padre debe sentarse con el hijo para enseñarle lo que puede hacer con su aparato y lo que no se puede hacer. Hay casos en los que el hijo, por inocencia, da el número de tarjetas de crédito para compra algún juego y queda envuelto en alguna estafa o malgastanto el dinero de sus padres’.

Es por eso que las reglas en cuanto al uso de la tecnología en casa son imprescindibles recalca el psicólogo. ‘El padre debe realizar horarios, controlar páginas web y tratar que la tecnología no sea la única actividad recreativa que tenga el niño o adolescente’.

Los progenitores deben aceptar la tecnología y convertirla en su aliado, ‘no pueden negarse al uso de la tecnología, pero lo que sí pueden hacer es hacer de ella una actividad positiva y, más que nada, productiva’.

EL TRÍO PERFECTO

La tecnología puede ser una gran enemiga de las parejas. A través de los smarthphones, por ejemplo, se pueden crear discusiones y hasta separaciones si no se utilizan de la mejor manera. Poner la tecnología por encima de la pareja puede hacer que el hombre o la mujer se sienta menos que el videojuego o el celular y con ello, se pierda el respeto.

Estas situaciones son evitables explica la psicóloga Ana Muñoz. ‘Cuando la pareja llega a un rompimiento debido a esto es porque han llevado al extremo la dependencia de la tecnología’.

‘Si estás en casa y tu pareja te exige tiempo, es muy fácil poner en silencio el teléfono móvil y pasar tiempo en familia’.

Todo es cuestión de balance y control para lograr la armonía en casa.