Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Deportes

Guardiola se saca la espina de la derrota en la Intercontinental de 1992

El entrenador Josep Guardiola, que perdió como jugador del Barcelona la Copa Intercontinental de 1992 ante el Sao Paulo en Tokio, se sa...

El entrenador Josep Guardiola, que perdió como jugador del Barcelona la Copa Intercontinental de 1992 ante el Sao Paulo en Tokio, se sacó esa espina el domingo, ahora ya como técnico, ante el Santos brasileño (4-0) en Yokohama, en la final del Mundial de Clubes.

Guardiola había ganado el Mundial hace dos años, pero fue en Abu Dabi, y esta ocasión era su regreso al país nipón para aspirar a ser oficialmente el mejor equipo del planeta.

El sábado, en su rueda de prensa en el hotel de concentración en Yokohama, el entrenador azulgrana dejó muy claro que tiene muy presente aquel partido de 1992, comparando al Santos con el Sao Paulo de hace diecinueve años por su juego y apuntando que no quería volver a irse de Japón con una derrota.

"He estado viendo vídeos del Santos y me ha recordado mucho al nivel del equipo del Sao Paulo de 1992, con las diferencias obvias. Si no llevamos el partido al lugar que nos conviene, será muy difícil", había comentado, recordando que el Barça cayó en el aquel partido por 2-1.

Fue la única Copa Intercontinental que disputó el Barça, que después jugó dos Mundiales de Clubes, ya en 2006 y 2009, el primero de ellos perdiendo 1-0 en Yokohama en la final contra el Inter de Porto Alegre brasileño y el segundo conquistando el título, en Abu Dabi, ante el Estudiantes argentino (2-1).

"Me recuerda a lo que vi de aquel Sao Paulo, en el que decías qué bien Muller, cómo va al espacio. A aquel equipo con Cerezo, con Vítora... Víendoles me ha recordado, tienen tres o cuatro jugadores de mucho talento, como Ganso, Neymar y Borges", explicó el entrenador catalán antes del duelo del domingo.

La prensa brasileña, ante la insistencia de Guardiola con ese recuerdo a la Intercontinental de 1992, le preguntó si había superado la "frustración" de aquella derrota, ante lo que él bromeó.

"A ver, desde el 92 van a hacer veinte años, fue una gran pena, pero claro que lo hemos superado, si no estaríamos muertos. Ese Sao Paulo era un equipo fantástico y ganaron la Intercontinental dos veces seguidas", señaló.

Aquel duelo de los campeones de Europa y Sudamérica de hace diecinueve años se disputó en el estadio Nacional de Tokio en diciembre de 1992 y Guardiola fue titular jugando todo el encuentro, a las órdenes del entonces técnico, el mito holandés Johan Cruyff.

El Barça se adelantó por medio de su goleador búlgaro Hristo Stoichkov (minuto 13), pero luego Rai (27 y 78) dio la vuelta al marcador y el equipo paulista fue quien levantó el trofeo al cielo de Tokio.

Este domingo, al irse a recoger su medalla de campeón en Yokohama, Guardiola, con mucha experiencia y menos pelo, se acordó seguramente de aquel partido de 1992, uno de los más dolorosos de su vida.