Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Hípica

Homenaje a una gran inversionista hípica

La Sociedad de Dueños de Caballos distinguirá con su nombre a la piscina equina del Hipódromo Presidente Remón, en construcción

Una distinción a una de la pocas mujeres que se agitan en las carrera de caballos en la República de Panamá han hecho la Sociedad de Dueños de Caballos, cuando en consenso han determinado honrar con el nombre de Elsa de Rose a la Piscina Equina del Hipo Remón.

La dedicación y esmero dentro de esta actividad por la señora de Rose ha engrandecido la hípica panameña, dejando casi toda una vida consagrada a esta afición.

Es que históricamente, el avance de las mujeres en la hípica siempre ha encontrado obstáculos.

Sin embargo, ese no ha sido un escollo para que varias panameñas hayan desafiado esa barrera y, tras dura y ardua labor, triunfar en esta difícil actividad.

Sin duda que uno de esos nombres y sitiales lo ocupa Elsa Martínez de Rose, quien a través de varias décadas ha actuado como preparadora y propietaria de caballos purasangre de carreras en el Hipo Remón, quien en su vida personal se ha desarrollado como propietaria y preparadora de ejemplares fina sangre de carreras.

‘ELSA DE ROSE HA DEDICADO CASI TODA SU VIDA A LA AFICIÓN DE LOS PURASANGRES'

MIGUEL NARBONA,

IMPORTADOR DE EQUINOS DE CARRERAS .

Esa labor constante le ha dado un elevado protagonismo en la sociedad panameña, por ser una dama luchadora, que ha visto florecer ese esfuerzo.

Elsa se he dedicado a esta industria desde los años 1980, afición que ha llevado en su sangre, ha sido mi pasión, y lo sigue siendo, no hay otra cosa que la reemplace en mi vida.

Su incursión a la hípica se debió su esposo, Courtney Livingston Rose, quien era profesor de electrónica en el colegio Artes y Oficios y preparador de ejemplares de carreras en el Hipódromo Presidente Remón y sus hijos asistían a dicho colegio, allí fue donde lo conoció, se contagió su amor y el de sus caballos.

Sin dudas que al estar más cerca de ellos, (caballos y esposo) se fui incorporando más a la hípica, le agradaba mucho, vivía los triunfos llegó a tener más de 10 caballos al mismo tiempo, su amor por estos animales se acrecentó.

En el rol de propietaria Elsa tuvo su primer ejemplar de carreras al adquirirlo cuando su esposo le regala uno y le pone el nombre de ‘Ricardo A', el cual corría para los colores de su propiedad, el Stud 2000.

En ese entonces no no tenía el conocimiento todavía para entrar a la actividad como preparadora, los cuales fue ganando posteriormente, y su esposo tenía un ejemplar especialmente para complementar esa labor.

Con la muerte de su esposo, ya con vasta experiencia en materia de la preparación equina, asumió la responsabilidad de 10 ejemplares que tenía al momento de su fallecimiento, siendo ellos entre nativos e importados , ‘Rey Thot', ‘Doña Elsa', ‘Farum', ‘Insecto', ‘'Dr. Rose', ‘Miss Rose', ‘Florera', ‘Palo Viejo', ‘Elsita', aunque no recuerda el nombre del décimo caballo que tuvo en esos momentos bajo su cuidado.

Como siempre quiso tener la licencia de preparadora, sabía de antemano que tenía los conocimientos para ello, fue entonces cuando se acercó al preparador Roberto Arango, quien fungía como dirigente y se la otorgó finalmente, quedándole muy agradecida de ello.

Elsa se siente complacida, tras un triunfo en la hípica y agradece a la Sociedad de Caballos por tal distinción.