Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Economía

Ajustes en medio de la crisis global

PANAMÁ. El impacto de la crisis económica global en el comercio marítimo mundial ha significado una gran estocada para Estados Unidos, ...

PANAMÁ. El impacto de la crisis económica global en el comercio marítimo mundial ha significado una gran estocada para Estados Unidos, Europa y Asia.

Ahora, si bien es cierto que la crisis todavía no ha puesto de rodillas al sector marítimo panameño, las navieras han registrado una contracción en sus ingresos durante enero y febrero, lo que podría ser un mal síntoma. Este nuevo escenario ha hecho que las navieras tomen medidas para hacerle frente a la disminución de los volúmenes en las cargas.

Según el administrador de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Fernando Solórzano, como primeras medidas, las navieras han optado por la movilización de buques a rutas más rentables o “rutas secundarias”.

La “leve merma” en las actividades de las navieras de la que habla Solórzano, ha provocado que se tome otra decisión: reducir la velocidad de los buques para ahorrar combustible además de usar el menor número de barcos para transportar los contenedores.

Otra medida es reducir la cobertura a puertos no rentables.

Aunque Solórzano no menciona ejemplos, dice que ya se habla de fusiones y alianzas entre navieras.

El gerente general de Manzanillo International Terminal, Carlos Urriola, posa sus expectativas en el “movimiento que generarán los trabajos de la ampliación del Canal” y confía en el impulso que tomará el sector, a pesar de que se sabe que la crisis global afecta, de una u otra forma, todas aquellas actividades que están conectadas con el sector marítimo local.

Sin embargo,

no todas son proyecciones negativas. También hay inversiones millonarias que se están desarrollando en este sector.

HACIA EL FUTURO

Según Solórzano, las inversiones en ampliaciones de infraestructura —que iniciaron en 2007— en las terminales de Balboa, Cristóbal, Colón Container Terminal, Manzanillo International Terminal y Colón 2000, representan la suma de 1,828 millones de dólares.

“Contrario a lo que está sucediendo en algunos países de América Latina, los proyectos portuarios panameños se encuentran actualmente avanzados en un alto porcentaje”, asegura Solórzano.

Además, el 95% de los contenedores que se mueven en las terminales panameñas, según reportes estadísticos de la AMP, van hacia otros países de la región.

El movimiento de contenedores en 2008 registró 4.6 millones de unidades, en relación a los 4 millones en 2007, un aumento de 14.2%. Para las navieras, el 2009 será un año de retos en medio de la crisis.