Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Economía

‘Sin educación no se puede competir’

El profesor Félix Cuevas a todos nos ha enseñado. A través de sus libros de matemática, ha llegado a los hogares y escuelas del país. Es...

El profesor Félix Cuevas a todos nos ha enseñado. A través de sus libros de matemática, ha llegado a los hogares y escuelas del país. Es un hombre de muchas facetas y bien formado. Se dedica escribir libros, a la enseñanza y a los bienes raíces. Está convencido de que la forma de competir a nivel global es apostando a la educación. Dice, con firmeza, que la enseñanza no está por el suelo, tenemos un buen índice de competitividad y eso habla por nosotros, pero sabe que hay que invertir: dinero, tiempo y paciencia.

¿ENSEÑAR ES UN NEGOCIO EN PANAMÁ?

La docencia no es negocio, ningún maestro o profesor puede pensar que la profesión le pueda brindar dividendos que no sean solo los suficientes para llevar una vida modesta, decorosa y sin muchas aspiraciones en su estatus económico. El docente, para mejorar su situación económica, debe procurar tener dos empleos e incluso, en ocasiones, dictar clases particulares. Debe trabajar duro en su preparación académica y desarrollo profesional para tener la oportunidad de concursar y ganar una cátedra en la Universidad de Panamá y así devengar mejores salarios.

¿QUÉ TIPO DE NEGOCIO TIENE?

Dos de nuestras empresas están relacionadas con la educación. La primera es una editora que maneja la producción y distribución de los textos escolares de matemática de los cuales soy autor. La segunda empresa es un colegio particular que se fundó en 1982 y hoy día se ha situado entre los más grandes y mejores planteles del país. En la actualidad, estamos incursionando en bienes raíces, ya que estamos desarrollando un proyecto de lotificación en el área oeste, en el corregimiento de San José, distrito de San Carlos.

SI TUVIERA QUE ESCOGER CÓMO LLEVAR AL PAÍS AL PRIMER MUNDO, ¿CÓMO LO HARÍA?

La única forma que han encontrado los países que se consideran los más desarrollados y que han mejorado significativamente el nivel de vida y la competitividad de su población fue iniciar este proceso con un cambio en su sistema educativo. Para definir metas y competencias que lleven a nuestro país a niveles del primer mundo, es necesario hacer cambios y reformas significativas a nuestro sistema educativo. Es un compromiso del Meduca y es necesario un cambio de actitud en todos, quienes debemos trabajar mancomunadamente en cambiar de actitud con miras a formar ciudadanos comprometidos con trabajar por un mejor Panamá. Se han hecho numerosos estudios, se han gastado millones en los mismos para saber lo que debemos hacer, pero todo ese esfuerzo no se está aprovechando. Debemos adecuar nuestro sistema educativo de manera tal que, en un plazo de 20 a 30 años, tengamos más y mejores hombres y mujeres y lograr un mejor país.

¿QUÉ OPINA DEL ÍNDICE DE COMPETITIVIDAD GLOBAL?

Definir los cambios que debemos hacer para mejorar el sistema educativo nos llevará a mejorar nuestro nivel competitivo. No podemos competir en un mundo globalizado si no tomamos las medidas adecuadas y pertinentes para mejorar todos los niveles de producción de bienes y servicios. Para dar un ejemplo, no somos autosuficientes en el agro en rubro del maíz, porque tal como lo plantea el ministro del Mida, estamos produciendo 20 quintales por hectáreas mientras que otros países producen de 40 a 50 quintales por hectáreas. Esto definitivamente nos deja fuera de toda competencia. Tendríamos que hacer uso de los adelantos tecnológicos y llevar hacia delante los cambios que sean necesarios para ser más competitivos en aquellos bienes y servicios que nuestro entorno y posición geográfica.

CUÉNTENOS LA FÓRMULA PARA MANTENERSE CON ÉXITO EN LOS NEGOCIOS

Tanto en los negocios como en cualquier empresa que iniciemos, el factor primordial es el compromiso que adquirimos para llevarlo a feliz término. Esto implica trabajo sin horario, ahorro encaminado siempre a lograr las mejores inversiones a nuestro proyecto, la innovación en busca de mejorar nuestros productos o servicios, la permanente búsqueda de la satisfacción de nuestra clientela. No podemos esperar que las personas regresen a nuestros negocios si no los tratamos de manera tal que cuando necesiten el servicio piensen en nosotros y se sientan satisfechos por él. Debemos tener metas a corto, mediano y largo plazo y trabajar siempre en el logro de ellas. No debemos descuidar la responsabilidad social, nuestros clientes y colaboradores se sienten mejor cuando saben que tenemos un compromiso con el entorno social, cultural y ambiental que nos rodea.

¿EN QUÉ LUGAR DEL UNO AL DIEZ PONE A LA EDUCACIÓN EN PANAMÁ Y POR QUÉ?

Creo que en la parte que corresponde a la educación en Panamá, no se está siendo justo en su evaluación. Es totalmente contradictorio que se diga que la educación en Panamá es un fracaso, porque así lo indican los resultados de encuestas internacionales, pero cuando nos visitan encuentran un país en vías de desarrollo con un reconocido grado de inversión y encaminado a formar parte de lo que llamamos primer mundo. Existen en nuestro país dos realidades en lo que a educación respecta: el sistema oficial o público y la enseñanza particular. Entre ambos existe un abismo en cuanto al sistema que brinda cada una mientras, que los colegios oficiales, en su gran mayoría, carecen de las facilidades tecnológicas, en la mayoría de los colegios particulares esos avances forman parte esencial de su currículo; mientras en las escuelas oficiales nuestros alumnos sólo permanecen atendidos en un promedio de 5 a 5½ horas, en los centros particulares son atendidos entre 6½ a 7½ horas diarias, lo que significa que el estudiantado en estos centros recibe un promedio de 36% más tiempo de atención. Mientras que en un sistema oficial el docente trabaja con las uñas y tiene limitaciones de tiempo (paros, huelgas, manifestaciones y otros) en los centros particulares se tienen todas las facilidades y los docentes, en términos generales, no faltan y si se ausentaran, los alumnos nunca dejan de ser atendidos. Todo esto conlleva a que los estudiantes de centros particulares, en un porcentaje considerable, alcanzan metas profesionales y altas posiciones ejecutivas en el engranaje económico del país. En cambio, con los estudiantes de centros oficiales no ocurre lo mismo y no olvidemos que ellos son una mayoría significativa. Por eso nuestro sistema educativo debe ser reestructurado y todas las personas responsables del mismo deben trabajar al unísono por mejorarlo. Por todo lo anterior, no me aventuro a emitir un juicio atendiendo a encuestas y resultados de estudios sin antes evaluar a conciencia nuestro sistema educativo. Si debo contestar la pregunta, lo ubicaría entre 7.0 a 7.5 porque pienso que con un compromiso de todos y todas podemos mejorar las estadísticas y el beneficio de la educación panameña.

UN CONSEJO PARA EDUCADORES, MINISTRA, PADRES Y ESTUDIANTES

A los colegas: que tenemos la más bella de las profesiones, quizás no todos llegarán a empresarios, pero cuánta satisfacción nos llevamos cuando un ex alumno, orgulloso, nos presenta a sus amistades o familiares y dice ‘este fue mi profesor’ o como muchos me han dicho, ‘profesor, esos productos notables y factorización que nos enseñó fueron de gran importancia en nuestros estudios. Al estudiante: no dejen de aprovechar los conocimientos que imparten sus profesores, no cataloguen como mal profesor a quien les exige disciplina y cumplimiento en sus deberes escolares. La educación es una de las partes más bellas y mejor recordadas de la vida estudiantil. A los padres: apoyen la labor docente; el maestro, por muy bueno que sea, no puede suplir la educación del hogar. Los primeros maestros y formadores de nuestros hijos somos los padres, la escuela, la comunidad, la iglesia y el Estado se complementan para brindar lo mejor para la formación, pero el ciudadano que formemos es en gran parte el reflejo de su hogar.

A nuestros ministros de Educación en términos generales: creo que hay que trabajar en lo que conocemos como comunidad educativa, los cambios deben ser propiciados por el Ejecutivo, pero en común acuerdo con los gremios educativos, padres de familia y comunidad. No debemos a estas alturas tratar de inventar la rueda. Tenemos numerosos y millonarios estudios que nos dan la guía para seguir los mejores derroteros en nuestro sistema educativo y si ponemos en marcha y propiciamos en conjunto nuestro sistema educativo brindando mejor acceso y permanencia desde la educación pre-escolar, si facilitamos financiamiento y focalización de recursos para brindar tecnología de punta en nuestros planteles, si creamos estándares de desempeño para nuestros docentes, directivos, estudiantes y promovemos la evaluación del sistema y la rendición de cuentas de todos nuestros componentes, estaremos en el camino correcto para superar nuestras actuales limitaciones.

¿QUÉ LE HACE FALTA A LA EDUCACIÓN PANAMEÑA?

Creo que nuestra educación carece de un compromiso serio con el sistema educativo de aquellos que tienen la obligación de hacerla cada vez mejor, estudiantes, docentes, padres de familia, comunidad, todos debemos brindar nuestro mejor esfuerzo para que los planteles sean centros de formación de mejores ciudadanos. Si dejamos a un lado nuestro interés, personales o preferenciales, y retomamos la mística que sembraron los forjadores de nuestra educación como Richard Neumann, Fermín Naudeau, José Dolores Moscote, Manuel José Hurtado, Alfredo Cantón... daremos un nuevo rumbo y sentido positivo a la educación panameña.

¿QUÉ LE MANDA A DECIR AL PRESIDENTE?

Le recomendaría que apoye a nuestro sistema educativo, pues es el medio para que nuestro país siga por el camino de superación. Esto ya está demostrado por aquellos países que llamamos del primer mundo, su cambio se inició en educación; además, debemos fomentar en nuestro alumnado el interés por las carreras técnicas. En la Apede hemos recibido a representantes de consorcios que desean instalarse en nuestro país y no encuentran mano de obra calificada. El Inadeh está haciendo parte del trabajo, pero necesitamos apoyar también a nuestras escuelas técnicas, complementarlas para que además de las carreras técnicas, el estudiante pueda recibir competencias académicas que le permitirán superarse profesionalmente y no quedarse en las esferas técnicas más bajas. Debemos dar a conocer que muchas carreras técnicas reciben mejores salarios que cualquier egresado de nuestras universidades y como mejor ejemplo, tenemos a los operadores de equipos que han sido formados por el Inadeh para trabajar en el ensanche del Canal, cuyos salarios están muy por encima de lo que ganan carreras como la educación y la medicina.