Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Economía

Cartens y Lagarde, los dos ‘potables’

WASHINGTON. Para los Estados Unidos, hay en este momento dos candidatos ‘potables’ para ocupar la dirección del Fondo Monetario Internac...

WASHINGTON. Para los Estados Unidos, hay en este momento dos candidatos ‘potables’ para ocupar la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dijo ayer que la francesa Christine Lagarde y el mexicano Agustín Carstens son candidatos ‘creíbles’ para liderar el FMI, agregando que Estados Unidos ayudará a decidir al nuevo jefe del fondo.

‘Son gente muy talentosa. Christine Lagarde es una persona excepcionalmente capaz, una excelente mezcla de talento, conocimientos económicos y financieros con las habilidades políticas necesarias’, dijo Geithner en una entrevista aparecida en un sitio electrónico especializado en política. ‘Agustín también tiene esas cualidades’, señaló con relación al jefe del Banco Central azteca, que ha sido mencionado para el cargo.

CERRANDO FILAS

India está hablando con otros países de mercados emergentes para encontrar apoyo en torno a un candidato común de una economía en desarrollo para encabezar el Fondo Monetario Internacional y el mexicano Agustín Carstens es una posibilidad, dijeron dos fuentes del gobierno indio.

Según estos informantes, esta semana podría anunciarse un candidato conjunto del mundo en desarrollo, aunque el apoyo explícito de China a la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, podría dejar al anuncio solo como un mero comunicado.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica criticaron abiertamente a las autoridades europeas por sugerir que el próximo jefe del FMI debería un europeo.

UN ESCOLLO

Para Lagarde, esta semana surgió un potencial escollo en su camino a la cima del FMI, cuando se informó en París que un grupo de jueces decidirá el 10 de junio si ordena una investigación formal sobre el rol de la ministra de Economía en un acuerdo legal, que involucra al empresario Bernard Tapie, amigo y aliado político del presidente Nicolas Sarkozy, para arreglar una disputa con un banco estatal.