Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Economía

Hacia un verdadero libre mercado

ACODECO. En Panamá, desde hace más de una década vivimos en una economía de libre mercado. Con sus aciertos y sus fracasos, pero con la...

ACODECO

En Panamá, desde hace más de una década vivimos en una economía de libre mercado. Con sus aciertos y sus fracasos, pero con la seguridad que al mejorar las leyes que lo promueven y reforzar las instituciones encargadas de velar por su efectividad.

La libre competencia la podemos definir como la participación de distintos agentes económicos actuando en el mismo mercado, sin restricciones ilícitas en su proceso productivo, así como en la compra, venta, fijación de precios y demás condiciones inherentes a la actividad a que se dedican.

Conociendo esto, podemos entender que es el mismo mercado quien establece sus controles, sin embargo, en ocasiones existen productores o empresas que intentan constituir condiciones para la actividad comercial. Es aquí donde instituciones como la Acodeco, ejercen la autoridad conferida por las leyes y reglamentos para garantizarle al consumidor, un mercado libre de distorsiones que menoscaben el derecho natural de adquirir libremente los productos y servicios de su elección.

La influencia que puede tener el consumidor en este tipo de mercado, es de suma importancia para la actividad económica.

No en vano mantenemos nuestro lema ‘Un Consumidor Informado Tiene Poder’, y más allá de ser una simple frase, queremos convertirla en una herramienta de lucha para el consumidor, el cual debe hacer valer dicho poder y exigir a los proveedores mayor eficiencia en sus productos.

El monopolio por su lado es la parte antagónica del libre mercado, ya que en el mismo se promueven los acuerdos de precios, las restricciones del mercado, y la producción condicionada de bienes, atentando directamente contra los derechos inalienables del consumidor. Panamá no escapa de estas malas prácticas, por lo que Acodeco, a través de la Dirección de Libre Competencia constantemente vigila que los agentes económicos participantes del mercado panameño, compitan en un ambiente de igualdad, evitando que empresas que ostenten un poder sustancial dentro del mercado establezcan las condiciones de la oferta y la demanda; es decir, empresas con suficiente fuerza para determinar que se vende, donde se vende y a cuanto se vende.

Con gran satisfacción podemos mencionar que se han investigado tanto de forma oficiosa como por medio de denuncias presentadas a la Accodeco, relacionadas a posibles prácticas monopolísticas, tanto relativas como absolutas, obteniéndose resultados favorables con fallos declarativos por parte de los tribunales de justicia, corroborando la conducta violatoria demandada, lo que faculta a esta autoridad imponer sanciones que según el caso pueden ascender hasta el millón de balboas. Todo este trabajo, no sería posible sin la participación ciudadana, quien colabora denunciado aquellas situaciones que pudiesen afectar sus intereses.