Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Economía

Entre el Estado y el mercado

PANAMÁ. El proceso de integración mundial ha supuesto importantes retos para el medio ambiente de diversos países, los cuales, en alguna...

PANAMÁ. El proceso de integración mundial ha supuesto importantes retos para el medio ambiente de diversos países, los cuales, en alguna medida, se ven amenazados por las crecientes presiones, tantos nacionales e internacionales.

Quizá el primer desafío sederiva de resolver o despejar lo que en principio pareciera ser un falso dilema en cuanto al rol que compete al Estado y al mercado en materia ambiental.

En principio existen visiones opuestas respecto de la actividad económica y el medio ambiente. Por un lado, los ambientalistas consideran que debe impedirse el más mínimo impacto al medio, sin tomar en cuenta que casi cualquier actividad humana o económica conlleva inexorablemente una alteración de los recursos naturales.

Por otro lado, están algunos libertarios que sostienen que son exageradas las advertencias sobre la degradación del medio ambiente y sugieren que todavía existe amplio margen para que la actividad económica se expanda.

Un ejemplo típico son los desertores de la tesis del llamado calentamiento global que sostienen que no hay suficiente evidencias que demuestren el avance de este fenómeno.

El enfoque del cual pueden surgir políticas de alto impacto deriva de una visión más ecléctica y balanceada que reconozca tanto la necesidad de que las economías sigan creciendo sin que se traduzca en un deterioro acelerado, innecesario e irreversible del medio ambiente.

¿BIEN PÚBLICO?

Para algunos economistas como el argentino Martín Krause, el medio ambiente constituye un bien público. Esta situación que algunos autores definen como ‘acceso abierto’ (que implica en la práctica que los recursos medio ambientales son literalmente de quienes se apropien de ellos) obedece a la falta de una clara definición respecto de los derechos de propiedad sobre estos recursos.

¿Por ejemplo cómo se define quiénes (y de qué forma) tienen derecho a explotar los bosques, la pesca, los corales e incluso el aire limpio entre otros elementos?

Como tal, ello representa la responsabilidad principalmente del Estado. Agrega Krause, sin embargo, —contrario a lo que plantean los ambientalistas en el sentido de que el deterioro de los recursos es resultado de la economía de mercado— éste sostiene que la degradación es resultado de lo que se define como fallas institucionales y la ausencia de adecuadas políticas públicas.

En ocasiones el Estado no sólo, no garantizan la protección del medio ambiente, sino que promueve políticas que fomentan su destrucción.

En Panamá y otros países latinoamericanos se han ofrecido subsidios a ciertas prácticas ganaderas que estimulan la extensión y no su intensificación aumentando así la desforestación.

Resulta innegable que existen también fallas del mercado. Es decir, en el marco de la libre oferta y demanda se toman acciones que son contrarias al medio ambiente y a los recursos naturales. Hay empresas que en efecto buscan el lucro privado adoptando prácticas que son desproporcionadamente lesivas al medio ambiente.

POLÍTICAS

Sin embargo, se puede y se debe con frecuencia recurrir a la concepción de mecanismos de mercado precisamente para reducir la contaminación definiendo políticas públicas que aseguren que los mercados funcionen a favor de la preservación del medio ambiente y no lo contrario.

A guisa de ejemplo se pueden crear mercados de bonos ambientales o de compra y venta de cuotas para la explotación pesquera con apego a criterios de sostenibilidad mediante apropiadas restricciones.

También se puede aplicar impuestos a las industrias contaminantes para que paguen el costo que le ocasiona a la sociedad. Estos impuestos se pueden incrementar hasta el punto de ser prohibitivos para aquellas actividades que se consideren muy nocivas al ambiente.

RIQUEZA

Panamá se caracteriza por su gran diversidad y riqueza ambiental lo que, aunado, al creciente proceso de diversificación y expansión económica, exige necesariamente una reconciliación y equilibrio entre crecimiento y conservación del medio ambiente.

Desde esta perspectiva, el país requiere políticas que definan claramente responsabilidades sobre el medio ambiente y se modifique esta concepción de que los recursos naturales están literalmente disponibles a quienes deseen adueñarse de ellos o explotarlos sin restricción alguna.

El creciente avance de la deforestación o sobrexplotación de ciertos recursos en Panamá constatan que no basta con la idea de que las entidades puedan por sí solas velar por la preservación del medio, y de que por ende hacen falta incentivos económicos que promuevan el crecimiento y la preservación.