Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

Las promesas de Juan Carlos Varela

Ha generado controversias entre los entendidos en la materia

El nuevo presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, prometió construir las Líneas 2 y 3 del Metro de Panamá, control de precios de emergencias para 22 productos alimenticios, disminuir la edad a 65 años para recibir el beneficio del programa 120 a los 70, acabar con las letrinas en más de 300 mil hogares, otorgar 25 mil viviendas de interés social y brindar agua potable al 100% de la población panameña.

También prometió brindar educación bilingüe en todas las escuelas públicas del país, construir 50 nuevas escuelas, aumentar la cantidad de becas ya existentes e incrementar el salario mínimo y el décimo tercer mes a los servidores públicos.

Igualmente, Varela se comprometió a reducir la carga fiscal de las familias disminuyendo el pago de impuestos sobre la renta, haciendo deducible la inversión realizada en educación privada; crear una red de guarderías en todo el país, aumentar el bono para la construcción de viviendas que otorga el Gobierno Central y elevar el techo de las hipotecas que reciben el beneficio del interés preferencial.

Las promesas se dan en un panorama en el que se desconoce con claridad cuál es la situación de las finanzas públicas del país, lo que ha generado controversias entre los entendidos en la materia. Un grupo de economistas espera que el gobierno de Ricardo Martinelli deje como herencia una especie de déjá vu financiero a la nueva administración, mientras que otros, los más optimistas, prevén que será manejable la situación de las finanzas públicas, pero a la vez advierten que se requiere una estrategia fiscal muy bien pensada, capaz de encontrar el punto de equilibrio que permita mantener el dinamismo de la economía y la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Sin duda, los cuentas heredadas son importantes. Si se considera todo el engranaje estatal, Ricardo Martinelli duplicó los compromisos financieros durante su administración. Si se suma la deuda del Sector Público No Financiera (SPNF), los compromisos de las empresas separadas del SPNF y los proyectos llave en mano, las obligaciones heredadas suman aproximadamente $24,000 millones.