La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Economía

Previsión de inflación de Brasil baja hasta el 4.71% para 2017

Para 2017 el techo máximo para este indicativo se reducirá en medio punto porcentual, hasta el 6.0%, pero con el mismo centro de meta del 4.5%

La proyección de la semana pasada por parte del mercado preveía una inflación del 4.80%.

La inflación de Brasil alcanzará el 4.71% en 2017, según un sondeo entre economistas divulgado ayer por el Banco Central, que volvió a rebajar las perspectivas para este indicativo y mantuvo la previsión de crecimiento para este año en el 0.50%.

La proyección de la semana pasada por parte del mercado preveía una inflación del 4.80%, entonces cinco centésimas porcentuales menos que la de hace de un mes, cuando era del 4.85%, según los datos semanales del Boletín Focus , publicado cada lunes por el instituto emisor.

Brasil terminó 2016 con una inflación del 6.29%, una cifra que se situó por debajo del llamado ‘techo de tolerancia' del 6.5%, que era el límite tolerado por el Banco Central, cuya meta era del 4.50% con un margen de dos puntos porcentuales.

El dato supuso un alivio para la golpeada economía del país, que cerró 2015 con una inflación del 10.67%, la mayor tasa en trece años, y contribuyó para una aceleración de la bajada de los tipos de interés hasta el 13%.

Para 2017 el techo máximo para este indicativo se reducirá en medio punto porcentual, hasta el 6.0%, pero con el mismo centro de meta del 4.5%.

En cuanto al crecimiento, los analistas del mercado financiero mantienen por tercera vez consecutiva una leve expansión del Producto Interior Bruto (PIB) brasileño del 0.50%, en el que previsiblemente será el primer año en positivo tras dos ejercicios en recesión.

Brasil terminó 2015 con una contracción económica de 3.8%, su peor resultado en 25 años, y según cálculos de los especialistas, se redujo un 3.5% el pasado año, con lo que encadenó dos años de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930.

Para 2018, el mercado espera que sea el año del despegue económico, ya que proyectan una inflación del 4.50%, en el centro de la meta fijada por el Banco Central, y un crecimiento del 2.20% del PIB.