Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Economía

FMI optimista, luego de 6 años de crecimiento decepcionante

Para la máxima representante del organismo internacional, Christine Lagardeen, en las economías avanzadas, las perspectivas

FMI optimista, luego de 6 años de crecimiento decepcionante
Christine Lagarde considera que el aumento de los precios de las materias primas es un motivo de alivio para muchos países de bajos ingresos.

Después de seis años de una tasa de crecimiento decepcionante, la economía mundial está cobrando ímpetu y la recuperación cíclica ofrece la promesa de más empleo, mejores ingresos y mayor prosperidad, resaltó recientemente la máxima representante del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en Bruegel, Alemania.

De acuerdo con Lagarde, en las economías avanzadas, las perspectivas han mejorado gracias al fortalecimiento de la actividad manufacturera. Se trata de una expansión generalizada, incluso en los países europeos, aunque algunos aún enfrentan niveles de endeudamiento elevados y debilidad en parte del sector bancario. No obstante, alertó, que ‘en algunas economías avanzadas, ‘percibimos dudas sobre los beneficios de la integración económica y la arquitectura que ha dado sostén a la economía mundial durante más de siete décadas'.

Para las economías emergentes y en desarrollo, las perspectivas son alentadoras para el crecimiento mundial. Estos son los países que han impulsado la recuperación mundial en los últimos años, y continuarán contribuyendo más de tres cuartas partes del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial en 2017, añade.

Según la representante del FMI, la economía mundial necesita cimientos constituidos por políticas internas sólidas y una firme vocación de cooperación internacional. Se requieren de ambos elementos, tanto a lo interno como lo externo, para crear una economía mundial más resiliente con un crecimiento sostenible, más perdurable y más inclusivo, agregó.

En resumen, Lagarde ve que la economía mundial marcha a buen paso, gracias a la solidez de las políticas por las que optaron muchos países en los últimos años.

PRECIOS

Respecto a los precios, la funcionaria considera que el aumento de los precios de las materias primas es un motivo de alivio para muchos países de bajos ingresos. No obstante, advierte, estas economías enfrentan todavía difíciles retos. Ejemplo, los niveles de ingreso fiscal que, según las proyecciones del FMI, serán muy inferiores a los registrados en los años de auge.

RIESGOS

En cuanto a las incertidumbres Lagarde observa claros riesgos a la baja. Primero, por la incertidumbre política que no escapa Europa. Segundo, por la amenaza del proteccionismo que se cierne sobre el comercio mundial. Tercero, por la desmejora de las condiciones financieras mundiales que podría desencadenar salidas de capital perturbadoras desde las economías emergentes y en desarrollo.

Detrás de estos problemas a corto plazo, advierte, se esconde también una débil tendencia de productividad que sigue siendo un poderoso freno al crecimiento vigoroso e inclusivo, en gran medida debido al envejecimiento de la población, la desaceleración del comercio internacional y la debilidad de la inversión privada desde la crisis financiera de 2008.

Las estimaciones del FMI, muestran que sí, el crecimiento de la productividad hubiera seguido la tendencia previa a la crisis de 2008, el PIB global de las economías avanzadas hoy sería alrededor de 5% mayor, lo cual equivaldría a agregar a la economía mundial, un país con un producto más grande que el de Alemania.

POLÍTICAS

Para Lagarde, las políticas económicas plantean tres dimensiones. La promoción del crecimiento, con acento en la productividad, la una distribución más equitativa de los beneficios y una cooperación internacional mediante un marco multilateral que tanto le ha servido al mundo.

Según la alta funcionaria, la promoción consiste en mantener el actual ímpetu de crecimiento. Eso requiere lo que en el FMI denominan una ‘estrategia de tres pilares', que consiste en la combinación adecuada de medidas fiscales, monetarias y estructurales adaptadas a las necesidades individuales de los países.

PRODUCTIVIDAD

Las autoridades tienen que revitalizar la productividad. A más largo plazo, esta es la fuente más importante de aumento del ingreso y mejora del nivel de vida, agregó en su discurso Lagarde.

Los análisis del FMI muestran que, si las economías avanzadas expandieran la investigación y desarrollo en 40% en promedio, podrían agregar 5% al PIB en el largo plazo.

CRECIMIENTO EQUITATIVO

Cuando los frutos del crecimiento están más repartidos, el crecimiento es más vigoroso, más duradero y más resiliente, resaltó Lagarde en su discurso en Bruegel.

‘Cabe preguntarse entonces por qué, si sabemos que es así, los países no se han puesto como objetivo distribuir los beneficios económicos de manera más amplia y por qué la desigualdad se ha agudizado en tantos países en los últimos años', añadió.

Según Lagarde, la tecnología ha beneficiado enormemente a las sociedades, pero también fue la principal razón de la caída relativa del ingreso de los trabajadores poco calificados y los técnicos medios en los últimos años, un fenómeno al cual el comercio internacional contribuyó mucho menos.

Al respecto, la funcionaria mostró su preocupación por la posibilidad de que la automatización progresivamente ponga en peligro el crecimiento del empleo en las economías emergentes y en desarrollo.

‘Cuando la corriente económica cambia de dirección, tenemos que encontrar una mejor forma de brindar respaldo a los trabajadores. No podemos hacerlo por arte de magia. Sabemos que, haciendo mayor hincapié en la reorientación laboral y la capacitación vocacional, en la asistencia durante la búsqueda de empleo y en el apoyo para traslados podemos ayudar a los afectados por las dislocaciones del mercado laboral', apuntó.

COOPERACIÓN INTERNACIONAL

El otro punto abordado por Lagarde fue la cooperación internacional. Al respecto, señaló que, desde hace más de 70 años, el mundo responde a los retos a través de un sistema de reglas, principios comunes e instituciones que giran en torno al sistema de Bretton Woods.

‘En los últimos tiempos colaboramos para evitar que la gran recesión se transformara en otra gran depresión. La cooperación encuadrada dentro de un marco multilateral ha beneficiado a todos los países. Por ende, para promover un crecimiento más resiliente se necesita más cooperación internacional', agregó.

Específicamente, señaló que se debe cooperar para reducir los desequilibrios externos excesivos es algo crucial porque las políticas insostenibles de un país pueden repercutir en los demás. En este contexto, la cooperación significa un esfuerzo colectivo por que los países mantengan un campo de juego igual para todos, evitando tanto medidas proteccionistas como políticas distorsivas que dan lugar a una ventaja competitiva, concluyó Lagarde.

‘En algunas economías avanzadas percibimos dudas sobre los beneficios de la integración económica y la arquitectura que ha dado sostén a la economía mundial durante más de siete décadas'

CHRISTINE LAGARDE

MÁXIMA REPRESENTANTE DEL FMI