La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Economía

Inocuidad alimentaria, en la agenda de OMC

El director de la Organización del Comercio insistió en que la seguridad de los productos alimenticios es un elemento central de la salud pública y exhortó a aprovechar la nuevas tecnologías para garantizarla

El director General de la OMC, durante la conferencia en Etiopía.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) destacó ayer que la ‘inocuidad alimentaria' es crucial para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El director General de la OMC, Roberto Azevêdo, habló sobre el tema durante la primera Conferencia Internacional FAO/OMS/UA sobre Inocuidad Alimentaria, celebrada en Adis Abeba (Etiopía), según una publicación que difundió el organismo internacional.

En la nota Azevêdo insistió en que la inocuidad de los productos alimenticios es ‘un elemento central de la salud pública' y puso de relieve que las normas de la OMC, tales como el Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias y el Acuerdo de Facilitación del Comercio, desempeñan un papel fundamental para garantizar que los alimentos se comercialicen de forma segura.

Asimismo, exhortó a la comunidad internacional a hacer uso de las nuevas tecnologías y herramientas de información para contribuir a garantizar la inocuidad de los alimentos y el logro de los ODS. ‘Los consumidores deben poder confiar en los alimentos que importan del mismo modo que confiarían en los alimentos que se suministran a nivel nacional', dijo Azevedo .

‘Los consumidores deben poder confiar en los alimentos que importan ...',

ROBERTO AZEVÊDO

DIRECTOR GENERAL DE LA OMC

El representante de la OMC considera que la importación de alimentos ayuda a bajar los precios, especialmente para los bienes que consumen los más pobres, quienes necesitan la tranquilidad de que sus alimentos sean seguros.

Igualmente, dijo que los exportadores deben saber cuáles son las normas de seguridad alimentaria y ser capaces de cumplirlas. ‘La OMC y su gama de normas y disciplinas nos ayudan a lograr todo esto. El Acuerdo Sanitario y Fitosanitario de la OMC es un buen ejemplo', subrayó Azevedo.

Destacó que desde que entró en vigor hace 24 años, este acuerdo ha hecho una contribución muy importante. ‘Asegura que los requisitos de inocuidad de los alimentos se basen en la ciencia y que sean adecuados para su propósito, protegiendo así la salud pública y, al mismo tiempo, minimizando los costos y barreras comerciales innecesarios. Esto es en interés de todos', explicó.

Azevêdo considera que aprovechar al máximo el sistema de comercio para lograr estos fines requiere ‘capacidad' y que esto fue reconocido por la FAO, la OMS y la OMC, junto con la OIE y el Banco Mundial, durante la reunión para establecer el Fondo para el Desarrollo de Normas y Comercio (STDF).

Destacó que el STDF también proporciona fondos para el desarrollo e implementación de proyectos innovadores, que benefician al sector público y al privado.

Considera que este es un trabajo importante, particularmente en el contexto de las nuevas oportunidades y desafíos que enfrenta la seguridad alimentaria y el comercio. Y ‘cuando nos volvamos a reunir en Ginebra en abril, consideraremos algunos de estos temas con mayor profundidad', expresó.

Por otro lado, dijo que la digitalización y el uso de las nuevas tecnología también está teniendo un impacto en la seguridad alimentaria y en el comercio.

‘Estas tecnologías facilitan el rastreo de los productos a lo largo de la cadena de suministro, y la trazabilidad es clave para garantizar la inocuidad de los alimentos y abordar los riesgos cuando surgen'. Por otro lado, ‘la certificación electrónica puede ser más confiable y eficiente que los sistemas basados en papel, lo que reduce los costos y facilita el comercio', agregó.

Pero el uso de tales tecnologías, indicó, requiere ‘inversión'. Por lo tanto, ‘un tema clave de la discusión debe ser cómo cerrar la brecha digital entre países en diferentes niveles de desarrollo'.

Otro tema clave es el acceso a la información, pues las encuestas entre comerciantes muestran que los costos de información son muy altos, puntualizó.