Panamá,25º

16 de Nov de 2019

Economía

Piden levantar reserva sobre estudio de factibilidad del tren Panamá-Chiriquí

Aduciendo desconocer el contenido del estudio de factibilidad, expertos se oponen a la iniciativa ferroviaria. El presidente Juan Carlos Varela insiste en la viabilidad del proyecto y hasta el momento desoye los llamados de diferentes sectores que apelan a una mayor transparencia

El pasado mes de marzo, el Gobierno presentó la conveniencia social y económica de la obra.

El tren de las contradicciones. El pasado mes de marzo, el gobierno anunció la finalización del estudio de factibilidad para la construcción de un tren de pasajeros y carga entre las ciudades de Panamá y David. Pero a pesar de que el mandatario panameño, Juan Carlos Varela, y una amplia comitiva gubernamental ya están promoviendo los ‘pros' de dicha obra, que costaría a los contribuyentes panameños unos $4,500 millones, los detalles de la obra siguen sin ser revelados en su totalidad.

Y es que los resultados del estudio de factibilidad no se han hecho públicos. Incluso, el economista Eddie Taperio manifestó a La Estrella de Panamá que actualmente se encuentra esperando la respuesta del Gobierno a una petición que presentó para tener acceso a este documento. Apuntó, además, que esta obra, como cualquier otra, debe presentar riesgos, porque al final ‘es un negocio'.

‘Tenemos un sistema bancario que nos puede ayudar a tener buenos términos de inversión y a cubrir todos los riesgos; sin embargo, creo que es importante que el estudio de factibilidad se dé a conocer, ya que se necesita involucrar a la sociedad para brindarle información de este proyecto', expresó Tapiero, también autor del libro La Ruta de la Seda y Panamá .

En este punto coincide el economista Aníbal Culiolis, quien manifestó que la obra ‘debe ser conocida por toda la sociedad panameña. Esto no es un tema del presidente que busca ser partícipe de un gran negocio con la República Popular China. Este es un tema de interés nacional, y debe haber transparencia y rendición de cuentas antes de que el (nuevo) mandatario asuma, no solo por parte del gobierno, sino de toda la sociedad panameña acerca de los compromisos relacionados a este tren, que es un componente de la estrategia mundial de ese país en la nueva Ruta de la Seda'.

El pasado mes de marzo, Varela expuso ante empresarios, autoridades locales y la sociedad civil en la región de Azuero, la conveniencia social y económica de la obra. Dijo que la ruta del tren Panamá-David incrementará el turismo en las distintas estaciones a lo largo de las diversas provincias.

El mandatario explicó que, según el estudio, el proyecto es económicamente viable, sustentado en la ‘rentabilidad social' para el país en términos de la mejora de eficiencia en los servicios públicos, movilidad, valorización de las propiedades públicas y privadas, incentivo al turismo, potenciación de la ruta marítima del Canal de Panamá y su conectividad logística, aérea, marítima y financiera'.

Varela también evocó al tres veces presidente de la República: ‘Este sistema ferroviario es un sueño de Belisario Porras, que retomamos cien años después y que impulsará el crecimiento de nuestras provincias y de todo el país, por lo que espero que los futuros dirigentes lo tomen y lo hagan realidad'.

Culiolis cuestionó los beneficios del proyecto para los intereses del país. Subrayó las ‘necesidades socioeconómicas y básicas' que aún no están satisfechas para una gran parte de la población y que podrían ser solventadas por esta inversión multimillonaria.

‘Todo parece indicar que existe un inquieto interés por parte del presidente de querer comprometer a la nación en este proyecto. El tren responde, en su mayoría, a las necesidades de la República Popular China, y no necesariamente es una prioridad para el Istmo. Esta acción solo generaría que la administración buscara de manera apresurada financiamiento, para luego asumir una deuda y comprometer los ingresos futuros del país', indicó.

Y añadió: ‘Al analizar el círculo que empaña esta iniciativa, pareciera que todo en materia de beneficios principales serán para China, y los posibles beneficios marginales, para Panamá'.

Por su parte, el expresidente de la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC) Manuel González Ruiz también criticó al Gobierno ‘por tomar decisiones aceleradas sobre la construcción del tren Panamá-David, sabiendo que este generará mayores demandas financieras y tecnológicas al país'.

‘A mi parecer, estas iniciativas de gran magnitud exigen de mayores estudios y ponderación, ya que, como toda obra de infraestructura, debe tener un alto análisis sobre su debida planificación en aspectos técnicos financieros, ambientales, de mercado, entre otros, antes de haber adoptado la decisión de esta construcción', manifestó el agremiado de la construcción en su intervención en el foro sobre planificación, urbanismo e infraestructura, que organizó la Capac en días pasados.

La obra consiste de una línea de tren de pasajeros y carga de ocho vagones, con capacidad para unos 750 pasajeros, con 21 paradas en un tramo de 391.3 kilómetros de longitud, que atravesaría por tierra, túneles y puentes las provincias de Panamá, Coclé, Herrera Veraguas y Chiriquí.

‘Tenemos un sistema bancario que nos puede ayudar a tener buenos términos de inversión... creo que es importante que el estudio de factibilidad se dé a conocer',

EDDIE TAPIERO

ECONOMISTA Y ESCRITOR

‘Como toda obra de infraestructura, debe tener un alto análisis sobre su debida planificación en aspectos técnicos financieros, ambientales, de mercado, entre otros',

MANUEL GONZÁLEZ RUIZ

EXPRESIDENTE DE CAPAC