Temas Especiales

18 de Jun de 2021

Economía

Valderrama afirma que no comprará cebolla dañada; 'no me van a poner una cascarita para quedar preso'

El ministro del Mida reiteró que ya se ordenó comprar todo el bulbo que esté en campo y bodegas y evaluarán cómo van a manejar el tema de los productos dañados

Ministro del Mida Augusto Valderrama
Autoridades del sector agropecuario reunidos con los productores de cebolla Coclé.Cedida

El ministro de Desarrollo Agropecuario,  Augusto Valderrama, habló alto y claro; y afirmó que a pesar de las protestas de los productores de cebolla de Natá, en la provincia de Coclé, como medida de presión por el supuesto incumplimiento de los acuerdos pactados,  no se dejará convencer y no comprará cebolla dañada.

Lo que sí aseguró es que se le dijo a los productores de la cooperativa y de la asociación de productores, que el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, a través del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) "les va a comprar toda la cebolla que esté en campo en este momento y que esté en la bodega".

Sin embargo,  en el tema de los productos dañados, “yo no voy a prometer lo que ellos quieren. Siempre he dicho que es preferible una verdad amarga que una mentirita... A mí no me van a poner una cascarita para que después quede preso... y a mí nadie me va a llevar un arroz con lenteja a la cárcel”, manifestó el titular del sector agropecuario.

Y es que para el alto funcionario, la forma en como se está manejando el tema de la cebolla de Natá debe “transmitir calma” a los productores nacionales del rubro, por lo que no ve motivo para que insistan en cerrar las calles, a menos que tengan “segundas intensiones o intereses políticos”, de lo cual “no" quiere "especular”.

Valderrama dijo que han manejado muy de cerca , como ministro de Estado, por instrucciones del presidente Laurentino Cortizo, el caso de la cebolla en la provincia de Coclé y como coclesano es de su interés.

Pero “como funcionario público no puedo comprar un producto dañado porque la Contraloría lo prohíbe. Eso es un desfalco, estos son tesoros, bienes del Estado, son bienes públicos y no podemos comprarlos. Sería una ilegalidad, y los funcionarios públicos no podemos hacer lo que la ley nos prohíbe", insistió Valderrama.

Señaló que por muchos años ha vivido los problemas históricos que han tenido los cebolleros de esta área del país y desde que llegó a este ministerio, lo primero que hizo fue defender el sector cebolla y hoy en día, después de un año, se han sembrado más de mil hectáreas de cebolla, mientras que cuando llegó al puesto solo había 350.

Destacó que el sector cebollero está echando para adelante debido a la defensa del sector agropecuario y  a la eliminación de las importaciones excesivas que habían, lo cual es de "satisfacción".

Las afectaciones

Explicó que en el caso de Natá, el 2 de abril de 2020 se dieron unas inundaciones producto de la crecida del río Grande; y al día siguiente estuvieron recorriendo todos los campos de cebolla afectados tanto de El Caño como en Natá, en río Grande.

Producto de las inclemencias del tiempo, se afectaron alrededor de 37 productores de la región, en aproximadamente 21 hectáreas de sus siembras de cebolla, al igual que 18 hectáreas de productos del Mida, también sufrieron por los daños de la naturaleza.

Indicó que para ese entonces, apoyaron inmediatamente a los productores afectados y les compraron alrededor de 5,700 quintales de cebolla.

Posteriormente, el 17 y 18 de abril cayeron otras lluvias que causaron daños a los cultivos de los productores coclesanos, igualmente se dio el apoyo del Gobierno Nacional. Hasta la fecha se les han comprado 26,000 quintales de cebolla por unos $800.

De acuerdo con Valderrama, esto significa que “hasta la fecha en Natá, como Gobierno a través de Mercadeo y el programa Panamá Solidario, hemos comprado 31,000 quintales de cebolla a los productores de Natá, por $1,200,000”.

No obstante, la semana pasada, los productores se reunieron con el viceministro de Desarrollo Agropecuario, Carlos Rognoni, y se acordó que toda la cebolla que estaba pendiente (que estuviera en campo y en bodega) se entregara en las oficinas del IMA hasta el domingo a las 6 de la tarde, para su posterior compra.

Pero en la reunión de hoy, los productores de la asociación y la cooperativa, lamentablemente “no aceptaron, vinieron y se retiraron”,  porque “un minúsculo grupo nos quiere obligar a comprar cebolla dañada para que Contraloría nos meta presos y eso sí yo no lo voy a hacer”, sostuvo Valderrama. Aunque incluso a ellos se les prometió que se les va “comprar toda la producción”.