Temas Especiales

21 de Sep de 2020

América

El dilema de la economía

PANAMÁ. Dada la actual crisis financiera y la ola de repercusiones que ha resonado en todo el mundo, la visión y política económica de ...

PANAMÁ. Dada la actual crisis financiera y la ola de repercusiones que ha resonado en todo el mundo, la visión y política económica de los candidatos presidenciales Obama y McCain se han convertido en puntos centrales de esta temporada electoral.

Sea quien sea, el próximo presidente heredará un déficit fiscal de más de 10 trillones de dólares y la peor crisis financiera desde la Gran Depresión. La nueva administración tendrá la difícil tarea de reestructurar la visión económica del país, en espera de contener el daño causado por los gastos excesivos del Gobierno y la desregulación de Wall Street. El remedio que ambos candidatos prescriben para las enfermedades que sufre la economía del país contrasta bruscamente, especialmente en su trato de los impuestos, el libre comercio, y la crisis financiera.

Impuestos

La mayoría de las diferencias entre las propuestas económicas de Obama y McCain son en el ámbito de los impuestos. Obama está en contra de los recortes de impuestos establecidos por el presidente Bush. El candidato demócrata está alineado muy de cerca a la imagen del gobierno como defensor de la clase media, proponiendo recortes de impuestos para este grupo y más impuestos para los ricos.

McCain, quien al principio votó en contra de los recortes de impuestos, ahora propone extenderlos más allá del 2010, su fecha de expiración. Además, el candidato republicano cree que los impuestos corporativos inhiben el crecimiento económico del país, y quiere bajar las tasas de impuesto corporativo y requerir una mayoría de 3/5 del Congreso para subir los impuestos.

Comercio

En temas de comercio los candidatos siguen las predecibles líneas marcadas por sus partidos. Obama propone una revisión de los acuerdos comerciales actuales y de sus efectos sobre el medio ambiente y sobre los trabajadores estadounidenses. Por su parte, McCain es un defensor del libre comercio y estaría a favor de nuevos acuerdos comerciales bilaterales.

Como senador, Obama votó a favor del tratado de libre comercio con Omán, pero en contra del CAFTA. A lo largo de su campaña, ha dicho creer en el libre comercio, pero que por mucho tiempo la actitud ha sido de que “cualquier acuerdo es un buen acuerdo comercial” y apoyando una política de comercio “justa” en vez de “libre”. Además de votar en contra del CAFTA, Obama se opone al TLC con Colombia por la violencia contra los sindicatos. Obama también ha declarado que quiere renegociar el TLC con México porque no se cumplen los estándares laborales y medioambientales, un proyecto que podría destapar una auténtica caja de Pandora en la frontera.

McCain, por su parte, es un fiel defensor del libre comercio, señalando que el 95% de los clientes del mundo se encuentran fuera de EEUU. De acuerdo con su material de campaña, “EEUU debe comprometerse a reducir los obstáculos al comercio en un plano multilateral, regional y bilateral, a nivelar el terreno de juego y crear una aplicación efectiva de las normas del comercio mundial”. La victoria de John McCain conllevaría un apoyo presidencial más rápido del TLC entre Panamá y EEUU. Cabe destacar, sin embargo, que el tiempo que tome aprobar o no el tratado dependerá de la composición del Congreso, el cual actualmente cuenta con una mayoría demócrata, statu quo que expertos políticos esperan se mantendrá.

La crisis financiera

Ambos candidatos apoyaron el plan de rescate destinado a apuntalar el sistema financiero. También han anunciado propuestas específicas adicionales para combatir la crisis que agobia a la nación: Obama propone dar a los negocios un crédito fiscal de $3,000 en el 2009 y 2010 por cada nuevo trabajador contratado. El candidato republicano propone reducir el impuesto a las ganancias de capital de un 15% a un 7.5% por los próximos dos años.

El plan de Obama requiere que los bancos provean una moratoria de 90 días para los propietarios de viviendas que se esfuerzan por pagarlas.

McCain, al contrario, propone comprar las hipotecas con problemas directamente de las instituciones financieras y reemplazarlas con hipotecas a plazo fijo, aseguradas por el Gobierno federal estadounidense.

El déficit

En los dos últimos debates presidenciales, los candidatos han establecido la necesidad de reducir el déficit, a la misma vez sugiriendo que la actual crisis afectará la capacidad de la nueva administración de llevar a cabo sus propuestas. Sin embargo, ninguno de los candidatos ha profundizado en cómo esta austeridad podría obligarlos a reducir algunas de sus más amplias y costosas propuestas.

Las encuestas

Desde que la crisis económica empujó el tema de la economía al tope de las preocupaciones de los votantes, Obama empezó a tener una clara ventaja en las encuestas de opinión. Un estudio de la publicación “The Economist” considera que la mayoría cree que Obama tiene un plan económico superior, además de un mejor dominio del tema. ¿Pero pueden estas opiniones ganarle las elecciones a Obama? El próximo 4 de noviembre se sabrá.