Temas Especiales

23 de May de 2022

América

Maduro asumirá entre divisiones

VENEZUELA. Nicolás Maduro, quien mañana viernes asumirá la Presidencia de Venezuela, encara el reto de asegurar la lealtad de las Fuerza...

VENEZUELA. Nicolás Maduro, quien mañana viernes asumirá la Presidencia de Venezuela, encara el reto de asegurar la lealtad de las Fuerzas Armadas, claves para la estabilidad del poder y donde tendrá que lidiar con divisiones políticas e ideológicas, sin el carisma del fallecido líder Hugo Chávez.

Maduro, el ‘hijo político’ de Chávez, será investido tras una ajustada victoria de 1.8 puntos frente al opositor Henrique Capriles, en una ceremonia que contará con dignatarios de 15 países, una movilización popular y un desfile castrense para reafirmar la unidad cívico-militar. Como presidente interino tras la muerte de Chávez en marzo pasado, candidato presidencial y mandatario electo, Maduro se ha mostrado con frecuencia en actos públicos rodeado de los altos mandos militares, reiterando cada vez la ‘unidad cívico-militar’.

Pero las grietas han saltado a la vista. Maduro admitió ese día que ‘está bajo investigación un pequeño grupo de militares’ contactados por la oposición, a la que acusa de intentar un ‘golpe de Estado’ con el desconocimiento de su victoria y su exigencia de recuento total de votos.

‘Las Fuerzas Armadas reflejan lo que es el país, lo que es la sociedad venezolana. Están divididos’, dijo Hernán Castillo, experto en defensa y relaciones civiles-militares de la Universidad Simón Bolívar.

Se trata de 11 militares, al menos dos de alto rango, pero hasta ahora el gobierno no los ha identificado.

En los últimos años de su gobierno, Chávez imprimió un perfil ideológico a la Fuerza Armada, muy criticado por la oposición, que pasó a ser ‘bolivariana’.

Las Fuerzas Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB), con entre 130 mil y 140 mil efectivos, adoptaron en 2007 la consigna: ‘Patria, Socialismo o Muerte, ¡Venceremos!’.

En 2011 pasó a ser calificada de ‘chavista’ por el propio Chávez.

LA INJERENCIA CUBANA

El general retirado Antonio Rivero señaló que existen en la Fuerzas Armada posturas ‘contrarias al régimen y particularmente contrarias a la injerencia cubana’, así como a que participen ‘en actividades de carácter político-social que dirige el partido de gobierno’.

Rivero denunció con anterioridad la presencia de más de 300 militares cubanos en Venezuela que inciden en las políticas de defensa y organización de las Fuerzas Armadas, en las áreas de entrenamiento e inteligencia.

Chávez admitió en 2010, por primera vez, la presencia cubana en el ejército. ‘Los cubanos nos están ayudando. Nos han dicho cómo almacenar las brújulas, cómo reparar los radios de los tanques y cómo se debe almacenar la munición’, dijo.

Un día después de la muerte de Chávez, el ministro de Defensa, almirante Diego Molero, dijo ante las cámaras de televisión que las Fuerzas Armadas no fallarían al presidente fallecido y pidió abiertamente a los venezolanos cumplir el deseo de éste y votar por Maduro.

‘Maduro tiene que hacer una reflexión del abuso que se ha hecho y volverla a la institucionalidad’, comentó el analista C. Romero.

Entre 2005 y 2012 Venezuela gastó 16 mil millones de dólares en compras de equipo militar, pero su poder va más a allá de lo meramente militar.

Otro de los hombres fuertes de Venezuela es el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, teniente retirado que tomó parte del alzamiento fracasado de 1992 con Chávez.