La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

América

Trump recula y frena separar a padres y niños inmigrantes

El presidente de EE.UU. tuvo ayer que echar para atrás su política migratoria de separar familias en la frontera, luego de que la medida fuera calificada de ‘brutal', ‘cruel' y violatoria de los derechos humanos

EE.UU. reconocció que entre abril y mayo separó de sus padres a 2,000 menores.

La ola de protestas y críticas por la política migratoria del presidente estadounidense, Donald Trump, que separaba a niños y padres inmigrantes, obligó al mandatario a firmar ayer una orden para suspender la medida.

De acuerdo con la agencia Efe , citando una fuente en la Casa Blanca, Trump rubricó un documento que permitirá que los niños que cruzan la frontera sur junto a sus padres se queden con ellos en centros de detención de inmigrantes durante un plazo de tiempo dilatado.

‘No nos gusta ver a las familias separadas. Al mismo tiempo, no nos gusta que la gente entre ilegalmente en nuestro país. Esto resuelve el problema', dijo Trump en declaraciones a periodistas en el Despacho Oval.

Sin embargo, el Gobierno de Trump planea mantener la política de ‘tolerancia cero' contra la inmigración que provocó la separación de las familias.

Esa política, inaugurada en abril pasado, obliga a presentar cargos criminales contra cualquier adulto que cruza irregularmente la frontera con México, lo que hasta ahora provocaba que se le separara de los niños con los que viajara, que pasaban a la custodia del Gobierno federal.

A partir de ahora, los padres serán llevados junto a sus hijos a centros de detención de inmigrantes, lo que probablemente generará demandas contra la Casa Blanca porque contraviene un acuerdo al que el Gobierno estadounidense se comprometió en 1997.

La política migratoria de Trump, junto a su decisión de abandonar el consejo de Derechos Humanos de la ONU, han provocado un rechazo prácticamente unánime dentro y fuera de Estados Unidos y han situado al mandatario en uno de los momentos más complicados desde su llegada a la Casa Blanca, hace año y medio.

Las imágenes de los niños solos y encerrados en recintos, en algunos casos divididos a modo de jaulas, han generado un repudio sin precedentes a la decisión del mandatario.

El Gobierno ha admitido que la separación de los niños de sus familias en la frontera tiene como fin disuadir la inmigración ilegal, una táctica que ya había adelantado hace un año el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, que podría adoptar.

El pasado fin de semana, el Gobierno permitió el acceso de periodistas al centro de detención de Casa Padre en Bronwsville (Texas), donde comprobaron cómo los niños conviven en un antiguo almacén con habitaciones sin puertas ni techos.

PANAMÁ DICE ESTAR PREOCUPADA

En un comunicado, la Cancillería panameña expresó su preocupación por la separación de niños y padres inmigrantes en la frontera con México, afirmando que esta acción deja a los menores desamparados. Además, llama a los Estados Unidos a ‘abordar la situación migratoria de manera integral (...) y (con) el más estricto respeto de los derechos de estas familias y en especial los niños y adolescentes'.