Panamá,25º

14 de Dec de 2019

América

La Lava Jato golpea a Paraguay con pedido de prisión del expresidente Cartes

La Justicia brasileña pidió prisión preventiva contra el expresidente paraguayo Horacio Cartes, acusado de participar en una red de lavado de dinero

El expresidente paraguayo Horacio Cartes.EFE

La Operación Lava Jato, en la que se investiga el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, ha golpeado la política paraguaya con un pedido de prisión contra el expresidente Horacio Cartes, acusado de participar en una red delictiva trasnacional dedicada al lavado de dinero.

El juez de Río de Janeiro Marcelo Bretas emitió este martes una orden de prisión preventiva de Cartes a pedido de la Fiscalía, que también sembró sospechas de corrupción sobre Juan Ernesto Villamayor, actual jefe del Gabinete Civil de Paraguay, considerado el brazo derecho del actual presidente Mario Abdo Benítez.

Las autoridades brasileñas, que empezaron a seguir este caso a mediados de 2018, informaron que incluyeron el nombre del exmandatario paraguayo en la lista roja de la Interpol, aunque la delegación paraguaya de esa institución asegura no haber recibido aún ninguna orden de arresto.

Según los investigadores, la principal acusación contra Cartes es que ayudó a Darío Messer, considerado como el "mayor cambista de Brasil" y detenido en Sao Paulo en julio pasado, a huir de la Justicia y ocultar su vasto patrimonio.

"La participación del expresidente de Paraguay (Horacio Cartes) está bastante clara como mínimo como alguien que financió una organización delictiva en un determinado momento", señaló el fiscal José Augusto Vagos en una rueda de prensa, en Río de Janeiro.

Messer, por su parte, es señalado como el presunto líder de una red dedicada principalmente al lavado de dinero y la evasión de divisas que movió, a lo largo de los últimos años, 1.600 millones de dólares en 52 países y a través de unas 3.000 empresas "offshore".

El Ministerio Público de Brasil también sospecha que esos recursos pudieron servir para financiar "crímenes como contrabando de cigarros, trafico de drogas y tráfico de armas".

MESSER, EL "HERMANO DEL ALMA"

Así se refería Cartes al cambista brasileño, según la Fiscalía de Brasil, que asegura que a ambos les unía un "vínculo muy fuerte".

"Las familias Messer y Cartes hacen negocios desde los años 80", afirmaron los fiscales de la Lava Jato, que han llevado a prisión a decenas de empresarios y políticos en Brasil y ayudado a destapar otros casos de corrupción en Latinoamérica.

Asimismo, explicaron que la detención de Cartes "es necesaria debido a los graves riesgos" que comporta "para el orden público" ante la "contemporaneidad y gravedad de los delitos investigados".

Y justificaron su prisión como la "única forma" de "interrumpir los delitos de lavado de dinero ya comprobados y, así, "erradicar de forma definitiva esa organización trasnacional".

Las pesquisas indican que Messer pidió al entonces presidente paraguayo la suma de 500.000 dólares para poder mantenerse oculto de la Justicia. El pago se realizó y, según los investigadores, al parecer "hay elementos" que indican que ese apoyo "continuó" una vez dejó el poder.

"Cartes es parte del núcleo político" del brazo paraguayo de una organización en la que también figuran "otros empresarios y la familia Mota, posiblemente vinculada al contrabando de cigarros y al tráfico de drogas y armas", aseveró la Lava Jato.

Las sospechas contra Cartes ya eran conocidas en Paraguay, donde una comisión parlamentaria recomendó a la Fiscalía investigarle a él y otras 16 personas, entre ellas miembros de su Gabinete, por los negocios de Messer en Paraguay.

Messer llamaba al también senador vitalicio "patrón", nombre con el que fue bautizada la operación policial que cumple con 20 mandatos de prisión en Brasil y el exterior, uno de ellos el del exgobernante.

El cambista residió en Paraguay y adquirió la nacionalidad de ese país en 2017, pero la Justicia se la retiró un año después cuando empezaron a surgir las investigaciones en su contra.

Desde mayo de 2018 y hasta su detención estuvo prófugo en Paraguay y Brasil, donde fue finalmente detenido.

SOSPECHAS CONTRA EL JEFE DE GABINETE CIVIL DE ABDO BENÍTEZ

La Lava Jato implicó también en la trama corrupta de Messer a Juan Ernesto Villamayor, actual jefe del Gabinete Civil de Paraguay, quien supuestamente habría recibido sobornos a cambio de interferir para negar posibles pedidos de extradición procedentes de Brasil.

No obstante, contra Villamayor no pesa ninguna orden de prisión.

La Fiscalía defiende que la abogada Leticia Bóbeda, que en su día defendió a Messer, mantuvo contactos con Villamayor, quien, "según apuntan las pruebas" recogidas, "habría solicitado una cuantía de dos millones de dólares" a cambio de usar su influencia para que se "negase un posible pedido de extradición" contra Messer.

Según la fiscal brasileña Marisa Ferrari, "hubo también mención a un pago de 600.000 dólares" a Villamayor a cambio de "influir" contra la "extradición de otro criminal brasileño, quien efectivamente tuvo su extradición negada".

UN PROCESO LARGO PARA CUMPLIR CON ORDEN DE ARRESTO

El jefe de Interpol Paraguay, el comisario Wilberto Sánchez, dijo a Efe que no ha llegado la "notificación roja" contra Cartes, que se utiliza para la detención con miras de extradición de una persona buscada.

"En este caso Brasil sería el requerente, un juzgado de Brasil tiene que emitir el pedido a la oficina central en Brasilia y esta a su vez pone en conocimiento de la secretaria general ese pedido, en donde posterior a un estudio se emite a través de los canales de la Interpol", explicó el comisario.

Una vez llegue la notificación, esta sería derivada a la Fiscalía de Asuntos Internacionales, que luego solicitaría el arresto a un juzgado de Asunción "con fines de extradición".