Temas Especiales

06 de Jun de 2020

América

Bolsonaro despide al ministro de salud de Brasil en medio de la crisis sanitaria

La destitución del ministro de salud brasileno, Luiz Henrique Mandetta, no se hizo esperar tras semanas de discrepancias públicas entre ambos funcionarios

Luiz Henrique Mandetta
Mandetta será reemplazado por el oncólogo Nelson Teich.EFE

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, destituyó al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta este jueves, tras días de estar en el foco público por constantes disputas entre ambos funcionarios.

 Mandetta, médico de profesión, indicó este jueves que su despido era inminente: “Debe ser hoy, como mucho, mañana", recopiló el diario El Mundo.

Las discrepancias públicas entre Bolsonaro y Mandetta se centraban en las perspectivas de cada quien frente a la pandemia del coronavirus y las acciones que debía realizar el gobierno para asegurar la minimización de casos positivos, tras la muerte de más de 1,700 personas en el territorio brasileño. 

El ministro se mantuvo partidario a decisiones drásticas, como el confinamiento total de la población; mientras que el mandatario se muestra reacio a dicha acción, para salvaguardar la economía nacional.

"Acabo de recibir un aviso de mi destitución del presidente Jair Bolsonaro. Me gustaría agradecerles por la oportunidad que se me brindó, para administrar nuestro servicio de salud ... y planificar nuestra lucha contra la epidemia de coronavirus, este gran desafío que nuestro sistema de salud está a punto de enfrentar", tuiteó Mandetta la tarde de este jueves.

El reemplazo de Mandetta llega en un momento crítico de la situación sanitaria en Brasil, la inconformidad de la población ante la "pasividad" de Bolsonaro ha causado diversas protestas pacíficas en casi todos los 27 estados del país. En una serie de entrevistas realizadas a varios gobernadores del país suramericano, los jefes regionales contaron al medio The Guardian que "temían que el líder de extrema derecha estuviera sembrando la confusión sobre la necesidad de medidas de cuarentena y distanciamiento social, y perdiendo un tiempo precioso prendiendo hogueras políticas para energizar su base radical".

La orden de Bolsonaro de enviar de vuelta a los estudiantes a las escuelas y reabrir los centros de trabajo —pese al creciente número de casos positivos del COVID-19— fue una de las discrepancias más notorias entre el mandatario y su, ahora, ex ministro de Salud.

"El despido de Mandetta tiene el potencial de causar una gran revuelta pública y una reacción política de grandes proporciones", expresó el analista político Leandro Colon al diario brasileño Folha de São Paulo. Sin embargo, la salida del popular ministro podría llegar a tener consecuencias para la salud de los más de 209 millones de habitantes.

Según una encuesta no científica realizada por Datafolha —respaldada por el diario Folha de São Paulo—a más de 1, 511 personas por teléfono del 1 al 3 de abril del presente año, la aprobación de la población frente a los consejos sanitarios de Mandetta reflejaba un 76% frente al 55% de desaprobación de las medidas tomadas por Bolsonaro frente a la emergencia de salud.

Mandetta será reemplazado por el oncólogo Nelson Teich, quien se ha definido como "partidario a las medidas de confinamiento expresadas por Mandetta", según comunicó El Mundo

Muchos gobernadores y figuras políticas de Brasil ya habían cortado sus conexiones con Bolsonaro en favor de Mandetta en las pasadas semanas. "[Bolsonaro] Pierde mucho tiempo con estas ilusiones, estos delirios, estas conspiraciones, estas fantasías, estas peleas, y cuando enfrentas una crisis grave, eso es catastrófico", indicó a The Guardian Flávio Dino, gobernador de izquierda del estado nororiental de Maranhão.