Temas Especiales

15 de Apr de 2021

América

Brasil corre riesgo de seguir registrando variantes de coronavirus en 2021, alerta inmunólogo

El especialista Alessandro Farias expresó que el problema es que Brasil no tiene control del virus y no cuenta con vacunas suficientes 

Brasil coronavirus
​Según el profesor, "Brasil tiene una población muy grande, pero sin liderazgos oficiales que hablen sobre los cuidados, lo cual deriva en que la población no tiene medidas efectivas de control"Xinhua

Brasil corre el riesgo seguir siendo el foco mundial de la pandemia durante 2021, porque tiene el "peor escenario combinado del mundo" para registrar nuevas variantes del coronavirus, afirmó recientemente el inmunólogo brasileño Alessandro Farias, de la estatal Universidad de Campinas (Unicamp).

"Es algo muy probable admitir que Brasil en este año será el foco de nuevas variantes distribuidas por el mundo en un planeta globalizado", dijo Farias, coordinador del equipo de trabajo sobre la covid-19 de Unicamp, durante una entrevista con Xinhua, en la cual elogió a países como China o Nueva Zelanda por haber tomado decisiones en el inicio de la pandemia sobre los confinamientos y llevando a cabo un alto número de pruebas diagnósticas para la covid-19.

Con Brasil siendo uno de los lugares del mundo con más muertes promedio diarias por la pandemia durante marzo, el inmunólogo y profesor del Instituto de Biología destacó la capacidad de Brasil para vacunar a la población, pero lamentó que el actual momento de colapso sanitario tiene que ver con una combinación de factores que permitieron, por ejemplo, la aparición y transmisión de la variante P1 del Amazonas, más letal y contagiosa.

"Las variantes son generadas por mutaciones en forma aleatoria. Cuanto más se replica el virus, más el virus crece, más mutaciones van a acumular. Y en Brasil tenemos la situación de tener mucha gente infectada (oficialmente más de 12 millones detectados) con una alta población, 200 millones de habitantes. En un país muy pequeño, la probabilidad de variantes es más baja porque tenemos menos gente", explicó el especialista.

Para Farias, pese a las cuarentenas que existen en casi todo el país para enfrentar el colapso sanitario y frenar la circulación, el problema es que Brasil no tiene control del virus al tiempo que inició la vacunación a partir del 17 de enero.

"Este año tendremos una forma de vida aún errática, como tenemos hace un año en Brasil. Se abre un poco (la actividad), se cierra un poco. Si uno vacuna a los profesores tendremos alguna reapertura de escuelas en cierto nivel, pero la combinación de gran población sin medidas de precaución y con poca vacunación hace que tengamos la aparición de variantes. Brasil ya tiene tres variantes, el tema es que existe la posibilidad de que una variante impida el retorno a ciertas actividades porque no tenemos el control del virus", comentó.

La visión de Farias coincide con la del boletín epidemiológico del laboratorio federal Fiocruz, que alertó que sin confinamiento ni cuarentenas Brasil quedaría expuesto a la aparición de nuevas variantes que pueden tener mutaciones diversas a raíz de la alta circulación de personas.

Según el profesor, "Brasil tiene una población muy grande, pero sin liderazgos oficiales que hablen sobre los cuidados, lo cual deriva en que la población no tiene medidas efectivas de control".

"Brasil quizás tenga el mejor sistema del mundo en vacunación masiva, pero no tenemos vacunas suficientes porque no tuvimos liderazgos para adquirir dosis con anticipación y entonces no tenemos un gran bloqueo hacia el virus, que lo que hace es seguir replicándose", aseguró.

Pese al escenario negativo sobre nuevas variantes, dijo que "la esperanza es que hasta mitad de 2021 se pueda vacunar a una aceptable porción de la población que permita desahogar al sistema de salud y que pueda haber mayor acceso a vacunas a partir del segundo semestre".

En ese contexto citó a naciones como Estados Unidos, que pueden donar su excedente a otros países, luego de vacunar a su propia población, y elogió a China por haber adoptado su propia estrategia para combatir la pandemia.

"Científicamente hablando, la de China fue la mejor estrategia. Cierre absoluto al inicio y lo más rápido posible, con exámenes constantes en la población, como en Wuhan.

 Incluso con una población grande se dificulta así la diseminación y no necesita hacer un confinamiento tan severo en otras ciudades, porque el virus llegará, pero en forma más lenta, paulatina. Brasil debió, por ejemplo, hacer tests masivos en los aeropuertos de Río de Janeiro y Sao Paulo para poder tener un control", analizó el científico.

Por otra parte, alertó que la "no preservación del medio ambiente puede causar el surgimiento de otros virus" y destacó que, en América Latina, Chile y Uruguay lograron "tener éxito" en sus estrategias, aunque por ser menores que Brasil pudieron tomar medidas en forma más simple.