Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Mundo

Aumentan a 30 los muertos en manifestaciones en ciudad chií del sur de Irak

La violencia estalló esta madrugada y ha continuado a lo largo del día, y ha llevado a las autoridades provinciales a imponer el toque de queda

Protestas en Irak.Haider Al-Assadee | EFE

Al menos 30 personas han muerto y 180 han resultado heridas en los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en la ciudad de Nasiriya (sur de Irak), que se registran desde primera hora de este jueves, informó el Observatorio Iraquí para los Derechos Humanos.

El director de la ONG, Mustafa Saadoon, dijo a Efe que su organización ha podido verificar esas cifras por fuentes médicas de la provincia de Di Qar, una de las más afectadas por la violencia en el sur de Irak desde el estallido de las protestas.

La violencia estalló esta madrugada y ha continuado a lo largo del día, y ha llevado a las autoridades provinciales a imponer el toque de queda y cortar el tráfico en las carreteras que conducen de Nasiriya (capital de la provincia de Di Qar) a las regiones vecinas, informó a Efe una fuente de seguridad.

Asimismo, las autoridades anunciaron la creación de "células de crisis" con la participación de los gobernadores de provincias y el Ejército tras la propagación de la violencia en varias zonas del sur.

Precisamente, el teniente general Yamil al Shamry, encargado de la célula de crisis de Di Qar, donde se encuentra Nasiriya, fue apartado de su cargo por el comandante de las Fuerzas Armadas, el también primer ministro Adel Abdelmahdi, informó la agencia estatal de noticias iraquí INA.

Anoche se registraron choques violentos en la ciudad de Nayaf, al norte de Nasiriya, en el marco de las que fue incendiado el consulado iraní.

Las movilizaciones dieron comienzo el 1 de octubre y se han intensificado en los últimos días en las provincias meridionales de mayoría chií, donde los manifestantes han expresado un sentimiento antiiraní.

Desde el estallido de la revuelta contra la corrupción, el sectarismo y la falta de servicios públicos y empleos, han muerto más de 300 personas en todo el país, principalmente en el sur y en la capital, Bagdad.