Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

Preocupación local por Venezuela

PANAMÁ. El sábado 1 de agosto fue un día gris para la libertad de expresión. Los medios de comunicación en Venezuela se despertaron co...

PANAMÁ. El sábado 1 de agosto fue un día gris para la libertad de expresión. Los medios de comunicación en Venezuela se despertaron con la noticia de que 34 emisoras estaban fuera del aire, la razón: una orden del presidente Hugo Chávez.

Según fuentes oficiales venezolanas las 34 emisoras “no tenían sus permisos de concesión en regla, además habían ignorado una citación de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), para actualizar sus datos y revisar el estado de las concesiones”.

La Estrella pudo conversar con un periodista desde Venezuela, quien pidió reserva de su identidad. El comunicador señala que la razón principal del cierre no obedece a lo señalado por las fuentes oficiales venezolanas, debido a que las emisoras sí se mantenían en regla y habían cumplido con la petición de Conatel.

El embajador de Venezuela en Panamá, Jorge Durán, afirmó que los cierres de las emisoras obedecen al “incumplimiento de la ley de traspaso y venta que no están contempladas e incluso al abuso de algunos de estos dueños de radioemisoras a traspasar la frecuencia a familiares”.

Esta polémica ha generado una reacción en cadena en toda Latinoamérica, y Panamá no es ajena a esta situación, miembros de los gremios periodísticos se manifestaron contra el cierre de los medios radiales.

Aurelia Marín, presidenta del Colegio de Periodistas, expresó que “condenan todo acto que vaya en contra de la libertad de expresión y de los derechos humanos”.

Por su parte, Juan Luis Correa, presidente de la Fundación Fórum de Periodistas, manifestó su preocupación por el cierre de las emisoras y del ataque con bombas lacrimógenas al canal de televisión Globovisión , el lunes pasado.

“Chávez ha cercenado el derecho a la libertad de expresión en Venezuela, bajo la premisa de que estos medios atentan contra la libertad”, dijo Correa.

Sobre el caso Globovisión el embajador Durán expresó que esta televisora debió ser cerrada por Chávez hace más de siete años. “Yo creo que el gobierno ha sido muy tolerante, hay antecedentes que en el 2002 esta televisora y otros medios buscaban crear un ambiente desestabilizador”, aseguró.

Pero su jefe, el presidente Chávez tuvo comentarios en sentido contrario. Ayer, fue detenida la mujer que lideró el ataque a la televisora, se entregó. “Ella le hace daño a la revolución”, dijo Chávez a los medios. El pasado fin de semana la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió a los gobernantes de Latinoamérica reprobar las acciones contra la prensa independiente en Venezuela.

La SIP reiteró que el gobierno venezolano está tomando las previsiones legales y judiciales para la desaparición de la prensa escrita.