Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Nacional

Gobierno de Martinelli dice que "la libertad de expresión no es negociable"

En tres años de gestión, el Gobierno Nacional ha demostrado con hechos, no con palabras, su inquebrantable respeto a los postulados uni...

En tres años de gestión, el Gobierno Nacional ha demostrado con hechos, no con palabras, su inquebrantable respeto a los postulados universales de la libertad de expresión y de la libertad de prensa, indicó este lunes la Presidencia panameña en un boletín de prensa.

Agregó que en su más reciente informe a la Nación del 1 de julio, el presidente Ricardo Martinelli -ante la comunidad nacional y el cuerpo diplomático acreditado en Panamá, apuntaló el inalterable compromiso de su Gobierno en respetar los postulados universales arriba señalados al afirmar que en su administración la libertad de expresión no es negociable.

La Presidencia indicó que como prueba de su palabra empeñada, cinco meses antes de ese discurso en el que reafirmaba su compromiso con la libertad de expresión y la libertad de prensa, el presidente Martinelli había otorgado –en febrero de 2012- un asilo al periodista Carlos Pérez Barriga, director del diario ecuatoriano El Universo, quien había sido condenado a pena de cárcel y al pago de una millonaria multa.

En el 2011, el Gobierno Nacional acogió la sugerencia de mantener un diálogo en torno a la libertad de expresión como había recomendado la Iglesia. Para ello, el Presidente invitó a periodistas, gremios y dueños de medios a participar en este diálogo, y solicitó la mediación del arzobispo José Domingo Ulloa.

Ya en octubre de 2010, el presidente de la República, en uso de sus facultades constitucionales y legales, le concedió un indulto a dos periodistas de la Televisora Nacional Canal 2, la entonces directora de noticias, Sabrina Bacal, actual miembro de la junta directiva del diario La Prensa, y al reportero Justino González, quien ahora figura entre los analistas del noticiero matutino de la radioemisora KW Continente.

Bacal y González habían sido condenados por un tribunal de justicia, tras ser querellados por un ex funcionario de la administración de Martín Torrijos (2004-2009), que laboraba en la entonces Dirección Nacional de Migración.

"Este Gobierno es un convencido que la libertad de la prensa debe estar ligada al compromiso con la verdad, a la búsqueda de precisión, imparcialidad y equidad, y endosa, plenamente, los principios contenidos en la Declaración de Chapultepec del 11 de marzo de 1994", destacó la nota.

Expresó que igual que en ocasiones anteriores, el Gobierno de Martinelli aboga para que periodistas, medios masivos de información y ciudadanos en general ejerciten, con la máxima responsabilidad y rigurosidad, todas esas libertades que disfrutan en el Panamá de hoy para evitar menoscabos de otros derechos y libertades también consagrados en las leyes de la República y convenios internacionales de las que esta administración gubernamental es, igualmente, su más fervorosa defensora.