Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Nacional

ATTT pagará $49 millones por patios del Metrobús

PANAMÁ. El 8 de marzo último, mientras los dueños de ‘diablos rojos’ eran advertidos de su inminente salida de las calles de la capital ...

PANAMÁ. El 8 de marzo último, mientras los dueños de ‘diablos rojos’ eran advertidos de su inminente salida de las calles de la capital el viernes siguiente, la Junta Directiva de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) daba luz verde a una extraña transacción.

Ese día, el director de la ATTT, Roberto Moreno, recibió el aval de la directiva de la entidad para suscribir un contrato de compra venta de cuatro lotes de poco menos de cuatro hectáreas en las localidades de Ojo de Agua y 24 de Diciembre, para patios del sistema de transporte Metrobús, concesionado al consorcio colombo-panameño Transporte Masivo de Panamá (Mi Bus).

Pero en el negocio, el rol de Mi Bus va más allá de la mera operación del sistema. Según documentos a los que tuvo acceso La Estrella, los terrenos que el Estado ha decidido adquirir para el aparcamiento de metrobuses son, justamente, propiedad de la concesionaria desde 2011.

Entre enero y marzo de este año, el Ministerio de Economía y Finanzas, y la Contraloría General presentaron sus avalúos. La ATTT promedió que debería pagar 49 millones 708 mil 782 dólares a Mi Bus por sus tierras, en una movida, según la institución, por ‘necesidad pública’.

Pero la necesidad es onerosa. Las escrituras del Registro Público develan que Mi Bus pagó 10 millones 531 mil 438 dólares por los patios que ahora el Estado quiere comprar a un precio cuatro veces superior.

LOS MILLONES DE SAN MIGUELITO

La transacción más avanzada es la de los lotes en Ojo de Agua. El 12 de marzo, el Consejo de Gabinete aprobó que la ATTT aplicara la ‘contratación mediante el procedimiento excepcional’ para la compra de las fincas 343267 y 343269, por 15 millones 639 mil 60 dólares con 30 centésimos.

Según documentos del Registro Público, hace dos años Transporte Masivo de Panamá pagó por ellos seis millones 65 mil 709 dólares.

Hoy el MEF ponderó las fincas en 8.3 millones de dólares, y la Contraloría, en 7.9 millones de dólares. Ambas entidades dejaron ver en sus informes de avalúo, que Mi Bus hizo mejoras por 7.5 millones de dólares, de los cuales 4.5 millones de dólares corresponden a la pavimentación de los estacionamientos, las vías de circulación y del área de lavado (33 mil metros cuadrados).

LA MANIOBRA LEGAL

En un informe técnico oficial consignado por el director de la ATTT, Roberto Moreno, y el director administrativo de la institución, Abraham Williams, el 8 de marzo último, la entidad consideró ‘oportuno en interés superior del usuario, tener el control o la propiedad sobre dichos sitios de piqueras y terminales’ del Metrobús.

La institución plasmó en el documento su interés de hacerse con todos los patios, basada en un cronograma de adquisición.

¿Qué motivó a la ATTT a comprarle tierras a Mi Bus para aparcar los metrobuses? ¿Bajo qué modalidad se le concederán esos terrenos a la concesionaria?

Paradójicamente, en una fugaz conversación ayer, sobre la 1:45 p.m., Moreno dijo desconocer del tema. Se excusó: ‘estoy en una reunión, llámame en una hora’. Se le marcó otras tres veces, entre las 2:51 y las 5:13 p.m. y no contestó el teléfono.

Tampoco lo hizo el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, quien preside la Junta Directiva de la ATTT.

Voceros de la compañía Mi Bus pidieron un cuestionario vía correo electrónico, pero al cierre de esta edición no había sido respondido.

La escasa claridad ha generado dudas y cuestionamientos. Primero, porque para la compra, el Tránsito invocó la fase IV de la cláusula décimo cuarta del contrato de concesión, que sólo aplicaría al momento de culminarla.

‘Es inquietante el concepto que ahí están aplicando’, asegura el abogado experto en transporte Víctor Martínez.

La otra preocupación es por el misterio sobre la forma en la que se administrarán los terrenos —acondicionados solo para el aparcamiento y mantenimiento de metrobuses— una vez el Estado pague por ellos.

El jurista Ernesto Cedeño sostiene que sólo se podrá calificar la operación cuando se aclare si tras la compra se le alquilará a Mi Bus.

‘Eso podría acarrear problemas jurídicos’, dice.

El Estado dio a Mi Bus en calidad de administración los terrenos para los patios de Santa Librada, La Cabima y Albrook. La compañía los adecúa y les da mantenimiento.

En julio de 2012 la concesionaria calculó que había invertido 35 millones de dólares en los terrenos para aparcar los mil 200 metrobuses que desde el viernes operan en el centro, norte y este de la ciudad capital, a golpe de improvisaciones y sinsabores.