Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

Panamá busca protección integral para las mujeres

PANAMÁ. Dos quinceañeras —una de Alcalde Díaz y otra de Veranillo— que deberían estar celebrando, hoy están muertas.

PANAMÁ. Dos quinceañeras —una de Alcalde Díaz y otra de Veranillo— que deberían estar celebrando, hoy están muertas.

Las adolescentes, al igual 46 mujeres más, han perdido la vida de forma violenta en los meses que van del año, según las cifras del Instituto Nacional de la Mujer (Unamu).

Dentro de los casos que registra el Unamu saltan a la vista los asesinatos de mujeres a manos de personas que mantenían algún vínculo con ellas.

Unas 72 mujeres fueron asesinadas por personas allegados en 2010. La estadística ha ido mermando hasta quedar en 48 casos en los meses transcurridos de 2013.

El mes de julio está registrado como el más sangriento. Se cometieron 11 asesinatos violentos contra mujeres.

Las autoridades han mostrado preocupación por los femicidios y han presentado un anteproyecto de ley para tipificar el femicidio como un delito penal.

El objetivo, sostienen los redactores de los anteproyectos es garantizar una vida libre de violencia a las mujeres, proteger los derechos de quienes son víctimas de la violencia y prevenir y sancionar todas las formas de violencia en contra de las mujeres.

¿CUÁNDO PEDIR AYUDA?

Las damas no tienen que esperar a que estas iniciativas se conviertan en ley de la República para pedir ayuda por el maltrato de parte sus parejas.

Para estos casos, tanto el Unamu como organizaciones sin fines de lucro ofrecen hospedajes a las víctimas.

Uno de esos centros es Nueva Vida. Una vez que una mujer ingresa, tanto ella como sus hijos, reciben orientación psicosocial, acompañamiento legal durante el proceso que se apertura y atención para sus necesidades básicas.

Los casos que registra este centro han estado disminuyendo con el pasar de los años. En 2006 se registraron 205 personas, entre mujeres y niños. A julio de este año se había brindado apoyo a 34 personas, entre éstas, 14 niñas y ocho niños.

‘Hasta el mes de agosto se han registrado 48 muertes violentas. Unas 16 son femicidios. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas señala que uno de los grandes problemas que tienen las mujeres es el acceso a la justicia’, manifestó la directora del Inamu, Markelda Montenegro, durante la presentación del proyecto en la Asamblea de Diputados.

El documento recomienda que la pena entre 35 y 40 años de prisión con agravante para quien cause la muerte de una mujer por discriminación y se definen otras formas de violencia en las relaciones familiares y se establecen medidas de prevención y protección.

‘Las mujeres mueren con las boletas de alejamiento en las manos’, sostiene Joyce Araujo, de Fundagénero.

Araujo señala que Panamá no ha marcado un avance en la protección de las mujeres. ‘Ni siquiera tenemos una ley de educación integran

que eduque sobre este tema a los niños’.

La nueva normativa que proponen, asegura, es más que un incremento de la pena de cárcel para quienes comenten los femicidios. ‘Implica la instalación de oficinas en diversos puntos para atender los casos de violencia contra la mujer y los presupuestos para proporcionar este apoyo’.

Lo que hemos hecho, sostiene Araujo, es unificar las leyes que habían para presentar un documento integral.

A juicio de Araujo, las medidas de protección existentes no estaban funcionando. Prueba de lo anterior, menciona, es que muchas mujeres mueren porque no se cumplen las medidas que se aplican.

‘En el proyecto, quienes violen una orden emitida podrían quedar privados de libertad, lo que no ocurre en la actualidad, que una persona viola una orden, paga una multa y queda en libre’, subraya.

Araujo repite las palabras que le escuchó a Sergio Gález, presidente de la Asamblea, durante la presentación del proyecto. ‘Este proyecto se discutirá durante este periodo ordinario, esta semana podría ingresar a los debates de la Comisión de Gobierno y del pleno.

LA VIOLENCIA DETRÁS DE UNA FLOR

Para Jennifer Delgado, del Observatorio Panameño contra la Violencia de Género que está ubicado en la Defensoría del Pueblo, hay formas de violencia que la sociedad no reconoce como tales.

El maltrato, sostiene Delgado, puede iniciar cuando a alguien se le prohiba el uso de una vestimenta, cuando se le impida trabajar o que impide que se acuda a determinado lugar.

En otras circunstancias, plantea, la violencia puede comenzar de forma de detalles, cuando se regala una flor o globo luego de un acto de violento.

La primera etapa de la violencia es el control hacia esa persona, luego viene la agresión y finalmente el arrepentimiento o la manipulación regalando flores u otros detalles.

A Delgado le preocupa que luego de todos estos años de trabajó, la violencia contra la mujer ocupe el segundo en la escala de delitos que se registran en Panamá. Para agravar la situación, los femicidios también van en aumento este año.