Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Nacional

AAC investiga caída de avioneta

CHAME. La condición de las tres personas que resultaron heridas en el accidente registrado este miércoles en Bejuco de Chame, tras la ca...

CHAME. La condición de las tres personas que resultaron heridas en el accidente registrado este miércoles en Bejuco de Chame, tras la caída de una avioneta privada, es estable.

Rafael Bárcenas, director de la Autoridad de Aeronáutica Civil, declaró que en la aeronave, con matrícula HP 1698, viajaba un estudiante (el piloto), un instructor y un observador (también estudiante).

Bárcenas adelantó que la nave accidentada realizaba un vuelo de entrenamiento donde simulan emergencias, pero habrá que esperar las investigaciones para saber si fue una falla mecánica o un error.

El funcionario explicó que la nave pertenece a la Academia Latinoamericana de Aviación Superior y que el instructor es de nacionalidad estadounidense. Esta escuela cuenta con un programa conjunto con una escuela de Estados Unidos.

‘El entrenamiento inició a las cinco y veinte en el aeropuerto Marcos A. Gelabert, con destino a Chame, de acuerdo con los planes de enseñanza de la escuela realizaría dos sesiones, una durante el resto de la tarde y una en horas de la noche en Chame’, manifestó Bárcenas.

El funcionario expresó que personal de la Autoridad de Aeronáutica Civil (AAC) inició las investigaciones ayer y se espera que concluyan en 15 días. Durante ese lapso, los técnicos conversarán con los directivos de la escuela para determinar si los procedimientos llevados a cabo en las prácticas fueron los adecuados.

Funcionarios de la AAC y del Cuerpo de Bomberos de Panamá trasladaron los restos de la nave accidentada al aeropuerto de Albrook.

LOS TESTIGOS

Residentes en el lugar señalaron que en este sitio, a pocos metros del aeropuerto de Chame, se han registrado tres caídas de aeronaves. Los moradores piensan que no hubo víctimas fatales en este caso porque el aparato no se incendió, como en las dos ocasiones anteriores.

Uno de los trabajadores de la finca privada donde se precipitó la avioneta relató que se encontraba en su vivienda con su esposa y sus tres niños cuando escucharon el estruendo y al salir se percataron del incidente.

‘El aparato cayó muy cerca de la casa. El techo y las paredes se estremecieron. La avioneta pasó por los árboles cercanos, donde quedaron algunos pedazos’, explicó el trabajador que no quiso dar su nombre.