Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Nacional

¿Se valoran los Tratados Torrijos-Carter como se debe?

¡Lo más importante es que se fue la colonia!

‘Como todos los años, los organismos que se sienten cerca del pensamiento de Omar Torrijos realizan actividades’, comenta Adolfo Ahumada. El abogado añade: ‘El año pasado, 2013, junto con Aristides Royo y Jorge Ritter, dicté una conferencia en la Fundación Omar Torrijos. La fundación siempre toma en cuenta esta fecha’. A pesar de esto, comenta el exministro que ‘esta es una fecha con suficiente mérito para tener más actividades y que la juventud, sobre todo, tenga más conciencia del tema. Por eso es tan importante que se restablezca la cátedra ‘Relaciones de Panamá con los Estados Unidos’ .

Ricardo de la Espriella, por su parte, reclama que, en su opinión, ‘los panameños de hoy no saben que lo que logró Torrijos fue que no solo nos devolvieran un Canal, sino que nos quitamos una colonia de encima’. Para el expresidente, ‘esto no se ha estudiado ni analizado’. De la Espriella aclara: ‘No fue un logro solo de Torrijos, sino de mucha gente que estuvo involucrada en todo el proceso’. El abogado destaca que ‘Omar dedicó su vida a eso (los tratados del Canal); pero nadie ve eso, nadie ve la parte positiva de lo que Omar Torrijos hizo, solamente dicen ‘Torrijos fue un dictador, Torrijos fue un asesino’. Es muy injusto que a Omar no se le hagan los reconocimientos por ser un panameño que logró algo’.

Ricardo de la Espriella resalta que, debido a esa ignorancia que, considera, existe en el panameño, ‘la gente no se da cuenta de todo lo que pasó de 1970, cuando se reactivan las negociaciones bajo el mando de Torrijos, a 1977, cuando se firma el tratado. Pasaron muchas cosas en el camino’.

El hoy directivo del Canal de Panamá comenta: ‘Lo importante del tratado no es que nos devolvieran la zanja, lo cual está muy bien y que es un ente económico que le produce mucho al país. ¡Lo más importante es que se fue la colonia! Todas esas tierras donde hoy gente vive gente diferente, donde hay negocios, donde hay de todo, era de los gringos’, comenta, Ricardo de la Espriella, quien reitera: ‘¡No fue fácil para él! Mientras esto se daba, él tenía que manejar el asunto interno. En ese momento había crisis en Panamá, la economía no andaba de lo mejor, eran años muy duros. Él tenía una obsesión de lograr el tratado. A él no le importaba tanto la zanja, a él lo que más le importaba era acabar con la colonia. Por eso él hablaba de descolonizar Panamá. La gente piensa: ‘Firmaron y ya’; pero no es así. Fueron siete largos años, en los que él realizó una ardua labor’.

–¿Este domingo va a ser un domingo cualquiera?–

Ante la pregunta, Guadalupe Gorgas, exasistente de Torrijos, suspira y se queda, por un instante, callada: ‘No sé, otras veces han pasado cosas. El tiempo es así. Siempre hay alguien que lo recuerda. Quizás se deberían hacer otras cosas. El PRD, más allá de la política debería estar más pendiente de la fecha e impulsarlo más, pero como están tan enredados... Yo no voy a ser quien comente eso’, se interrumpe y añade: ‘ No sé si es porque muchos de los que lo vivieron ya están muy mayores; pero no veo que la juventud, realmente, se tome esto.

–¿Se ha politizado la celebración? ¿No cree que hay cierta reticencia porque los tratados los firmó Torrijos, que fue dictador del país? ¿No cree que se ha politizado un tema que debe ser un asunto nacional?

–No podría decirte. Antes no se hablaba de eso. Hace poco el administrador del Canal, Jorge Luis Quijano, habló de él y dijo que ‘Gracias a Torrijos, que el Canal, que no se qué’. Eso fue en el acto que se hizo en la Asamblea Nacional. Antes no se mencionaba eso. Los tratados se mencionaban como ‘los tratados de 1977’ o ‘los tratados del Canal’, para de contar. Nunca se decía ‘los tratados Torrijos-Carter’. Mínimo, los hizo ‘pelúa’, porque nunca se mencionaba a quienes los firmaron. Pero, pienso, en esta ocasión, ya no es tan ‘cuco’ como era antes– considera Gorgas–. No estoy segura si es por el tema del centenario del Canal o porque la gente se ha dado cuenta de otras cosas, o porque los jóvenes tienen otra percepción . A Torrijos, antes, ni lo querían mencionar. No sé cómo será este año. No se le debe ver como un punto de vista político sino como un logro nacional– comenta quien también fuera asistente de Rómulo Escobar Bethancourt

‘Lupe 2’ (Torrijos tenía tres secretarias llamadas Guadalupe y a cada una las diferenciaba con un número, Gorgas era la segunda), comenta a modo de reflexión: ‘No se puede tapar el sol con un dedo lo que él logro. Si no hubiese sido por eso, por los tratados y su esfuerzo, no estaríamos aquí. De no haber existido este hombre con ese ímpetu, y ese afán y toda esa fuerza para echarse todo ese peso encima e, incluso, de no haber tenido la visión de rodearse de quienes se rodeó, jamás se hubiera logrado. Tan sencillo como eso. ‘Cambio y fuera’, como decía él’, concluye Guadalupe Gorgas con una nostálgica sonrisa.