25 de Feb de 2020

Nacional

Alerta: El censo de obesidad es ocho años ‘viejo'

La Encuesta de Niveles de Vida no cuenta con la revisión que le correspondía en 2013

Panamá no cuenta desde hace ocho años con una medición reciente que actualice los índices de obesidad en el país.

El censo llamado ‘Encuesta de Niveles de Vida', realizado por la Dirección de Análisis Económico y Social del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y la Contraloría General de la República, debió realizarse en 2013, pero no se hizo.

La medición debe hacerse cada cinco años y esa era la cuarta esperada por las agrupaciones y especialistas en nutrición. La primera fue en 1997, la siguiente en 2003 y la referente actual, data de 2008.

La Estrella de Panamá buscó respuestas en el MEF y la Contraloría, pero no respondieron.

De hecho, la Asociación Panameña de Nutricionistas Dietistas, que recientemente ha estado solicitando al Gobierno tomar acciones oportunas contra la obesidad, reclamó información actual sobre el preocupante incremento de la obesidad en niños, porque las estadísticas se descontinuaron.

La última medición reveló que el 11% de los niños menores de 5 años son obesos, el 27% de los niños entre 5 y 12 años registra obesidad o sobrepeso, el 25% de los adolescentes también sufre de esta enfermedad, y más del 60% de los adultos (mayores de 18 años) o son obesos o presentan sobrepeso.

‘Estamos en 2016 y la última estadística tiene ocho años... esas estadística están desfasadas; puede que la cifra de obesidad haya aumentado y no sabemos el dato real de cuantos niños más sufren obesidad', expresó José Ramiro López, presidente de la agrupación.

El nutricionista alegó que el informe es importante debido a que revela la situación actual y en base a eso se toman las políticas de salud pública necesarias. ‘Si nosotros no conocemos cómo está nuestra población, mucho menos vamos a saber cuáles son las estrategias prioritarias que se deben ejecutar', argumentó López.

PANAMÁ EN LISTA NEGRA

En 2015, el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá, con sede en Guatemala, colocó al país en el primer lugar de las estadísticas más alarmantes de obesidad en niños menores de cinco años, con relación a la región.

Según el informe, la obesidad en Panamá aumentó para ambos sexos, sobre todo en mujeres, y en las zonas urbanas, rurales e indígenas.

En 1982, la prevalencia de obesidad en los varones fue de 3.8% y en las mujeres el 7.6%. La última referencia de 2008 indica que la prevalencia de obesidad en los hombres fue de 16.9% y en las mujeres fue de 23.8%. Sin embargo, la percepción nacional de la obesidad era solo del 4% en varones y 6.7% en mujeres. Así de importantes son los datos, dicen.

LOS MÁS AFECTADOS

Los adultos mayores de 40 años en Panamá también están enfrentando problemas de salud por peso.

El Censo de Salud Preventiva, en el distrito de San Miguelito, aplicado a 10 mil 657 personas mayores de 40 años, aseguradas y no aseguradas, reveló que 2 mil 339 personas tienen dislipidemia (alto nivel de grasa en la sangre), 2 mil 270 padecen hipertensión arterial, mil 964 personas tienen obesidad y 753, diabetes mellitus.

Los datos son de mayo de 2015 al 21 de abril de 2016.

Juan Biebarach, director Regional de Salud de San Miguelito, calificó los resultados de las pruebas como ‘preocupantes' y exhortó a la población a evitar el consumo de grasas y azúcares e ingerir más verduras, frutas, alimentos saludables, tomar agua y realizar ejercicios.

ETIQUETADO EN ESPAÑOL

Otro problema que agrava la situación es que muchos productos alimenticios procesados o empacados que se comercializan no tienen el etiquetado en español, que permita conocer su fabricación y contenido.

Según Pedro Acosta, secretario general de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá, no se ha logrado legislar para que el etiquetado de alimentos procesados sea en español, porque, cuando se quiso hacer, los importadores se opusieron a la aprobación de la ley.

Acosta, miembro del Comité Nacional del Codex Alimentarius— organismo de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura—, indicó que se permite la comercialización de productos importados con etiquetado original porque el precio de venta final resulta más barato.

NÚMEROS DEL PROBLEMA

Las estadísticas de panameños con obesidad son alarmantes

60%

de los adultos en Panamá (mayores de 18 años) o son obesos o están en sobrepeso.

2008

año en que se publicó la última edición de la Encuesta de Niveles de Vida, que es quinquenal.

‘En Panamá vergonzosamente estamos sujetos a que nos vendan cualquier cosa, en cualquier idioma', dijo.

Asimismo, la nutricionista Analeydi Vergara manifestó que los productos ingresan al país con etiquetados en chino y hasta hebreo, lo que complica determinar si vienen con defectos de fábrica o algún contaminante.

‘Necesitamos una normativa para que cada etiqueta de alimento sea obligatoriamente traducida al idioma', puntualizó.

La preocupación de la Asociación Panameña de Nutricionistas Dietistas es sobre todo por la ausencia de un etiquetado nutricional que detalle la cantidad de azúcares simples, grasas y sodio de los alimentos.

La agrupación reclama además una regulación para la promoción y publicidad de alimentos recomendados para niños y adolescentes, y una guía para las empresas sobre cuál debe ser el contenido de azúcares simples, grasas y sodio de los alimentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que en 2012 fallecieron 1,5 millones de personas en todo e mundo como consecuencia directa de la diabetes y más del 80% de las muertes se dio en países de ingresos bajos y medios.

Según proyecciones de la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

En Panamá, la obesidad fue la causa del 49% de las defunciones registradas en 2012, un grueso de 8 mil 517 de un total de 17 mil 350.

==========

ALIMENTACIÓN

‘Los padres deben ofrecer meriendas saludables'

Odalis Sinisterra, coordinadora de Salud Nutricional de la Regional de Salud de Panamá Norte, alertó que la obesidad en los escolares de 5 a 9 años es ya un problema de salud pública en Panamá.

Agregó que los prejuicios de la obesidad en los niños produce baja autoestima. bajo rendimiento escolar, cambios en la imagen, particularmente en la adolescencia, como introversión. Además, produce aumento de la presión arterial, de los niveles de colesterol y mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en la adolescencia.

La nutricionista recomendó a los padres y madres de familia ofrecer a sus hijos meriendas saludables a base de frutas, como ensaladas, licuados con agua o hielo y poco o nada de azúcar.

Igualmente aconsejó el consumo de jugos envasados con bajo contenido de azúcar, jugos naturales sin azúcar añadida, vegetales en trocitos o ensaladas, yogurt natural o de frutas, emparedados de pollo o pavo o res con vegetales y queso (sin salsas añadidas).

La especialista explicó que se debe comer derretidos de pan, tortillas asadas, empanadas asadas, galletas integrales o baja en grasas o azúcares preferiblemente con fibra, panes, cereales sin azúcar añadida, palomitas de maíz bajas en grasas y bajas en sal.

Y desaconsejó alimentos envasados procesado o ultra procesados que no son saludables por la cantidad de azúcares agregados, generalmente por encima de los 30 gramos (seis cucharaditas) por 100 gramos de alimento sólido o 6 gramos por 100 mililitros de alimento líquido. También identifica como no recomendable los alimentos líquidos preparados al que se le agrega más de 6 gramos de azúcar por 100 mililitros de agua.

El Ministerio de Salud recomienda en la alimentación diaria de los escolares de 6 a 9 años, no más de cuatro a cinco cucharaditas de azúcar.

Sinisterra recordó que no puede faltar tomar agua en la alimentación diaria.