La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Los costos no contabilizados de la corrupción en el Estado

La corrupción en términos económicos genera gran afectación a la sociedad.

Uno de los más daños mas grandes que la corrupción sistemática a gran escala le infringe a una nación, es la indiferencia y el acostumbrarse a la misma, por parte de sus ciudadanos. Si a esto le añadimos la impunidad con que gran parte de la misma opera, los efectos se agravan.

En este sentido, la corrupción tiende a convertirse en parte de la dinámica de vida de la cotidianidad, al punto de quedar invisibilizada. Este ocultamiento de la corrupción opera fundamentalmente, en el marco de los valores, para efectos de justificarlo cuando a su vez, se cometen actos de corrupción de menor escala.

MISIÓN Y VISIÓN DE FLACSO

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) es un organismo regional, instituido por la UNESCO para impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de las Ciencias Sociales.

El Programa FLACSO-Panamá busca dotar a la población de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

Tales son los casos por poner algunos ejemplos: de la compra de constancias médicas cuando existe ausencia injustificada, el uso personal de los bienes del Estado, el uso del tiempo laboral en actividades personales, el juega vivo, la falta de denuncias ante conductas irregulares, y tantas otras conductas prácticamente incorporadas en el desempeño diario.

ACTOS DE CORRUPCIÓN

Los actos de corrupción a gran escala y que quedan impunes se convierten de alguna forma en un modelo a seguir para el logro de metas y fines, sin importar los medios para alcanzarlos.

En las últimas décadas donde la corrupción ha sido expuesta mediáticamente, se observa la proliferación de conductas que van desde el desafío a la autoridad en todos los órdenes: familiares, laborales, educacionales, policivas y entre otras, hasta el incremento y diversificación de la conducta delictiva. De ninguna manera quiere decir, que antes no haya existido.

Sin embargo, y debido al acceso a las redes sociales y medios de comunicación, a la debilidad con que operan la institucionalidad del Estado, y al crecimiento económico; se han originado ciertas condiciones para que los actos de corrupción sean expuestas con mayor prevalencia.

ESTRUCTURA Y ORDEN SOCIAL

La sociedad en su conjunto está estructurada a través de diferentes órdenes que corresponden a las instituciones y los órganos de gobierno. Estos órganos de gobierno e instituciones se rigen por procedimientos y normas, los cuales regularizan la conducta de los ciudadanos.

La manifestación de conductas de acuerdo a la norma es la expectativa a cumplir, tanto para ciudadanos como para la clase gobernante. Para que exista una concordancia y consistencia ambos entes deben cumplir con lo establecido.

Sin embargo, actualmente se observa de forma reiterativa y que involucra los más altos niveles del poder gobernante un alejamiento de las esperadas conductas. Panamá es un país que presenta una alta debilidad en la institucionalización de sus estructuras y esto trae como consecuencia que se manifieste la anomia. La anomia es un término sociológico que señala: ‘El término anomia, que se emplea en sociología para referirse a una desviación o ruptura de las normas, es también utilizado para señalar las sociedades o grupos en el interior de una sociedad que sufren un caos debido a la ausencia de reglas de buena conducta comúnmente admitidas, implícita o explícitamente, o peor: debidas al reinado de reglas que promueven el aislamiento o incluso el pillaje más que la cooperación'.

Panamá, a pesar de tener normas claras y en algunos casos vanguardistas, lo cierto es que no cuenta con la fortaleza institucional de aplicarlas. Esta debilidad institucional permite la emergencia y proliferación de conductas fuera de la norma, por parte precisamente de los primeros llamados en cumplirlas.

Esta debilidad institucional en el ejercicio de la conducta normada, va a traer sus consecuencias, las cuales se manifestarán desde el desuso de las costumbres aceptadas socialmente en la dinámica cotidiana de comportamientos hasta la ausencia de igualdad en oportunidades que se deben proveer socialmente, a fin de ir avanzando a niveles superiores de desarrollo.

EL DEBILITAMIENTO DE LAS NORMAS Y VALORES

El énfasis que actualmente se le da a la obtención de metas y fines donde prima: la imagen, el placer, el dinero, el confort en desmedro de cómo se obtienen esos objetivos está conllevando a la debilidad de las normas y valores. Así lo expresa Carlos Santiago Nino en su escrito: Un país al margen de la ley , escrito en 1992, donde señalaba lo siguiente haciendo referencia a la sociedad argentina: ‘…una larga serie de conductas observables que configuran un conjunto social anómico: la forma en que se transita por los espacios públicos, cómo estos son cuidados, la naturalidad con que se evaden las responsabilidades cívicas ‘pago de impuestos, por ejemplo', la forma en que se contamina el ambiente, la extensión de la corrupción, etc.

Testimonios todos de una sociedad abrazada a la ilegalidad entendida como falta de respeto a las normas; según Nino, el factor anómico opera por sí mismo en la generación de niveles bajos de eficiencia y productividad, y distingue tres tipos de ilegalidad diferentes: la mera desviación individual que ocurre cuando los individuos encuentran conveniente "para sus intereses" dejar de observar la ley "dado el probable comportamiento de otros".

La que se presenta cuando ocurre un conflicto social que lleva a un sector a desconocer la legitimidad de la autoridad que dicta las normas en cuestión.

La que llama anomia boba, que implica situaciones sociales en las que todos resultan perjudicados'.

LA CORRUPCIÓN COMO ANCLA SOCIAL

No cabe duda, que la corrupción en términos económicos genera gran afectación a la sociedad. Esto se puede verificar en la falta de obras que se dejan de hacerse y otros perjuicios que tienden a ser visibles y que son objeto de la ‘aplicación de la justicia'. Pero, más allá de lo material y que no es contabilizado, adonde la corrupción tiende a manifestarse totalmente impune, es en el mensaje y modelo a seguir que se le brindan a las nuevas generaciones; es la frustración y el desánimo que se cierne sobre el ciudadano común, y la falta de autoridad moral para encauzar al país.

Es tambien la indiferencia con que se comienza a percibir la corrupción, siendo lo esperado. Estos efectos no contabilizados, tienden a: socavar el tejido social, el sentido de pertenencia, el orgullo de patria y tantos otros factores intangibles que terminan constituyéndose en un ancla para el país.