Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Nacional

La flagelación y el poder de la Sangre de Cristo

La mayor parte de las películas de esta época centran su atención a la crucifixión de Jesús, soslayando su flagelación, la cual enciende mucho dramatismo

La Flagelación a que fue sometido Jesús durante su Pasión nos ha llevado a efectuar una investigación con la cual hemos podido comprobar que el derramamiento de su Preciosa Sangre se ha convertido en una invocación de los creyentes, en momentos difíciles de su vida exclamando: ¡La Sangre de Cristo tiene Poder!

En la película de Mel Gibson La Pasión de Cristo el en una forma dramática presenta la escena de la Flagelación que motivó el comentario de ‘lo llevaron, después de estar atado a una columna y flagelado, como una res al matadero'.

Fue tan crudo el realismo de su película que cuando el papa Juan Pablo II la vio exclamo a la pregunta que le hicieron: ‘Así fue'.

La mayor parte de las películas centran su atención a la crucifixión, soslayando su Flagelación la cual enciende mucho dramatismo.

Entonces entremos a nuestra investigación, según el diccionario católico, la Flagelación esta definida como: ‘Suplicio que consiste en golpear a la víctima con un azote de tiras de cuero llamado en latín ‘flagelliun'.

La ley mosaica prescribía esta pena, pero no podían infligirse más de cuarenta (40) golpes. Jesús fue sometido a la Flagelación según la costumbre romana, que era mucho mas bárbara y no tenía limitación de golpes: fue un acto atroz, pues los soldados romanos sentían odio y desprecio por los judíos y descargaron sobre la Víctima Divina esos instintos brutales'.

‘Los músculos le quedarían prácticamente destrozados. La acción vasoconstrictora es más rápida que en casos de hemorragias'

RIQUELME SOLAR

MÉDICO

Según la biblioteca de autores cristianos en su publicación Jesucristo , dice una parte que: ‘Flagelo era una especie de látigo en el que al final, dos bolitas de plomo construirían el auténtico martirio'.

Agrega que a veces se usaban flagelos de tres (3) correas, el número de golpes era trece (13), para construir así los 39 golpes.

Según comenta el doctor Riquelme Solar, citado en la misma obra: ‘Se inflige al Cuerpo de Cristo unas ochenta (80) heridas que corresponden a 40 golpes de Flagelo'.

También agrega que a Cristo ‘los músculos le quedarían prácticamente destrozados. La acción vasoconstrictora es más rápida que en casos de hemorragias leves, crónicas o prolongadas'.

Por su parte el doctor Barbet, cirujano francés, afirma: ‘La flagelación parece que motivó también una serie de lesiones en los músculos torácicos, que originaron la insuficiencia respiratoria, causa directa de la muerte'.

Ante lo escrito por el doctor Barbet, me animo a agregar que Jesús, fiel a su misión de cumplir la voluntad de su Padre, tuvo fuerzas sobrenaturales para soportar los latigazos del Flagelo y las espinas de la corona que le colocaron en su cabeza, para cargar la cruz de nuestros pecados, consolar a las mujeres de Jerusalén, caer tres veces y levantarse, dejarnos por madre nuestra a María a través de su discípulo Juan, decir ‘Tengo Sed' y aun más, tener aliento para gritar: ‘Padre, perdónalos pues no saben lo que hacen'.

Hay una frase popular repetida ante momentos dramáticos de nuestra vida: ‘La sangre de Cristo tiene poder' y nos aferramos a ella convirtiéndola en un bálsamo que nos va llenando de paz interior, con la seguridad de que el Cordero de Dios sigue inmolándose por nosotros.

Su Santidad Juan XXIII, en su carta Apostólica Inde a primis se refiere a esta como ‘La Sangre de Cristo, precio de nuestra redención, prenda de salvación y vida eterna'.

S.S. Pablo VI dijo: ‘unió la conmemoración de la Sangre de Cristo con la de su Cuerpo en lo que ahora llamamos la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo' porque en cada celebración Eucarística no solamente se hace presente el cuerpo de Cristo, sino también la Preciosa Sangre, Sangre de la nueva Alianza nueva y eterna, derramada por todos para el perdón de los pecados' (cf. Mt 26,27).

La Flagelación de Jesús nos animó a leer sobre el tema y concluir que dentro del marco de la ‘Fe' que se tenga, verdaderamente su Sangre tiene poder.