Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Nacional

El agua es un eslabón fortalecido en Panamá

Con un futuro cada vez más optimista en cuanto a la redistribución y abastecimiento de agua en las naciones, 'La Decana' llevó a cabo un foro en el cual se vislumbraron proyectos e iniciativas para la protección de este recurso

La crisis del agua es un conflicto que ha golpeado a Latinoamérica. Con sequías, poco suministro de agua potable a comunidades e industrias, Panamá no está exenta del reto que constituye reabastecer a la nación de este importante recurso.

Expertos del sector público y privado de innovación y recursos hídricos asistieron al foro.Larish Julio | La Estrella de Panamá

A la luz de esta necesidad, expertos se reunieron ayer en el foro 'Agua y tecnología' de La Estrella de Panamá junto a Panamá en Positivo, para vislumbrar los procesos que se deben tomar y los retos a enfrentar en la actualidad.

En el sector público, Luz Amalia González, subdirectora del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), indicó el progreso que se ha reflejado en años recientes y recalcó: “El Idaan atiende 3.2 millones de habitantes panameños, entre ellos, 1.9 millones de personas que tienen alcantarillado. Existen 680 mil clientes con agua potable y 170 mil agricultores”.

González explicó que los primeros 8 mil galones que se consumen en casa se cobran por $6.40, en caso de que se lea el medidor, lo cual se complica si no se tiene uno, además de que la tarifa se aumenta por cada mil litros consumidos. “La cobertura del costo de la tarifa es del 71.4% de lo que se recauda, lo cual no cubre el costo completo del servicio”, señaló.

“Nuestros retos a futuro están enfocados en la reducción de consumo, ya que hay un consumo de agua por encima del promedio en comparación al resto de Latinoamérica”, puntualizó González. “Debemos apostar al proceso de optimización de redes. Hemos realizado ensayos de medición y se ve el progreso y prevención de consumo”, añadió.

La experta enfatizó que para avanzar en los retos presentes para el Idaan, se cuenta con el apoyo del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en cuanto a la protección de las cuencas y el consumo desmesurado.

Pese a que el servicio público de agua potable y alcantarillados es una arista que se debe observar con detenimiento, es tan solo uno de los brazos de un sistema hídrico próspero. En esto se adentró Lorenzo Ballester, socio y fundador del consejo del grupo ActivH2O, quien expresó: “El problema del agua es la distribución”. Para Ballester, posicionar el grupo ActivH2O en Panamá fue una decisión “estratégica”. “Decidimos establecer el proyecto en Panamá por el buen trabajo que realiza el Idaan en tratamiento del agua, ya que necesitamos que el agua esté ya tratada cuando la utilicemos. Panamá tiene agua por todos lados, ríos, mares, agua en el aire y el subsuelo, lo que la hace perfecta para nuestra maquinaria”.

El proyecto de Ballester integra energía sostenible para la purificación y potabilización del agua que se transporta por las tuberías y alcantarillados de la ciudad. “El cloro es el mejor desinfectante que existe, lo que sucede es que el cloro entre más kilómetros de tuberías se transporte, más se debilita y deteriora”, aseveró.

Ballester aseguró que el crecimiento desordenado de la población en diversas partes del mundo ha contribuido a la contaminación del agua y la decadente distribución de esta a las comunidades que la necesitan. La máquina de reducido tamaño de Activ H20 desarrolla “un sistema que reactiva el agua como un electroshock con lo que se vuelve a dar al agua las propiedades que tenía antes de salir de Chilibre”, explicó el empresario. “El Idaan es responsable del agua hasta la entrada del edificio al que se dirija, después de allí pueden suceder muchas cosas en las tuberías”, aclaró, “lo que buscamos es poner una máquina para volver a tratar el agua cerca de los edificios y del consumidor, evitando así la proliferación de bacterias por la debilitación del cloro”.

“La máquina mata las bacterias que están en el cloro y este se vuelve a activar, con el oxígeno del cloro (óxido de cloro) considerando que el oxígeno en el mayor desinfectante de todos”, agregó.

El tecnólogo sostuvo que este proceso ya se ha establecido en más de 20 países. Detalló que, aunque el mecanismo purifica el agua, no modifica el ph de esta, sino que potabiliza “lo más posible para el consumo animal y humano”.

El camino para llegar a proveer agua potable a todas las comunidades panameñas lleva como punta de lanza proyectos como el de Ballester, que organizaciones y cuerpos científicos han ideado y desarrollado en Panamá para garantizar un futuro saludable e innovador en materia de recursos naturales. Con mirada positiva, el sector público y privado extienden las manos como guardianes del recurso hídrico para el aprovechamiento de las nuevas generaciones del mundo.