01 de Dic de 2021

Nacional

Cuestionan estrategia de seguridad del Estado

Para el exfiscal de Drogas José Abel Almengor, las autoridades de Seguridad se han quedado un poco cortas en el manejo de información de inteligencia en tiempo real, para prevenir la acción de los delincuentes

Cuestionan estrategia de seguridad del Estado
El subdirector del Registro Público Agustín Lara fue asesinado a tiros el pasado domingo cuando participaba en una actividad política.Archivo | La Estrella de Panamá

Tras el asesinato a tiros a plena luz del día del subdirector del Registro Público Agustín Lara, por parte de sicarios, cuando este participaba en una actividad política, algunos expertos cuestionaron la “nula o ineficaz” estrategia de seguridad que ejecuta el gobierno a través de los estamentos de la Fuerza Pública y del Consejo de Seguridad Nacional.

Para el exfiscal de Drogas José Abel Almengor, el tema de la política de seguridad del Estado es algo que no debe variarse de gobierno en gobierno, y debe ser una estructura de Estado a mediano y largo plazo.

Sostuvo que en el manejo de información de inteligencia en tiempo real, las autoridades se han quedado un poco cortas, ya que para eso se requiere de mucha inversión en tecnología y temas relacionados con las intervenciones telefónicas con fines judiciales y de investigación para obtener información en tiempo real, y así prevenir que estos actos sucedan.

“La estrategia de seguridad debería llevar a prevenir y evitar que las personas sean ajusticiadas y que estos crímenes se cometan. Si los crímenes ocurren, señalar que únicamente es porque se trata de pandillas o que entre ellos están saldando sus cuentas, no es una respuesta adecuada, porque el Estado tiene que evitar que estos hechos se den”, aseguró.

Por su parte, el exministro de Seguridad Jonathan Del Rosario expresó que durante el actual gobierno ha ocurrido un aumento exponencial de los homicidios y feminicidios en el país, algo que –asegura– está documentado con las estadísticas criminales.

Sostuvo que ese aumento de la delincuencia y de la violencia, sobre todo en los delitos de impacto, obedecen a que no se le ha dado la continuidad a la estrategia de seguridad nacional 2017-2030, elaborada en consulta y con el respaldo técnico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que –asegura– iba encaminada a atender el fenómeno de la delincuencia de una manera integral, no solo en la persecución del delito, sino también a través del camino de la prevención.

Precisó que en el caso de Panamá, por encontrarnos en la ruta del narcotráfico entre las organizaciones productoras de drogas y los principales mercados de consumo, las autoridades tienen que estar muy alertas y desarrollar políticas públicas para identificar a las organizaciones criminales, judicializarlas y también identificar a los servidores públicos que pudieran estar vinculados a estas organizaciones.

En tal sentido, Del Rosario recomendó a las autoridades reactivar el grupo interinstitucional anticorrupción dentro del Consejo de Seguridad y retomar la estrategia de seguridad nacional 2017-2030, con todo el tema de prevención que –afirma– no se está haciendo en estos momentos.

Mientras que Isaac Brawerman, presidente de la Asociación de Propietarios de Armas, advirtió que en el país hay una gran cantidad de armas ilegales en manos de personas no autorizadas, muchas de ellas sin marca o genéricas.

Frente a lo ocurrido hace unas semanas con la muerte de cinco personas en una discoteca en Santa Ana, cuestionó cómo tan fácilmente se pueden movilizar algunas personas fuertemente armadas por zonas donde hay agentes de los estamentos de seguridad pública.

“Lo que parece es que hay una falta de estrategia de parte de las autoridades de Seguridad, que no parecen saber cuál es la raíz del problema”, precisó.

Agregó también que hay falencias de la justicia penal, en especial en el Ministerio Público, en las fiscalías de investigación.

“Las autoridades de Seguridad se quejan de que hay muchos casos que se caen y la realidad es que no son los jueces los culpables, la realidad es que el Ministerio Público no hace bien las investigaciones y después los casos terminan cayéndose. Esa es la razón por la cual hay muchos cabecillas y peligrosos presuntos delincuentes libres en las calles de Panamá. No hay una verdadera estrategia de seguridad”, aseguró.