Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Política

Navarro ante el desafío de concretar la unidad perredista

Las pugnas surgidas en el 2009, tras su derrota, dejaron un PRD dividido.

Con 16 años en la actividad política, Juan Carlos Navarro tiene fuertes posibilidades de convertirse en el nuevo presidente de la República. Su vida ha estado llena de desafíos. En marzo de 2013 fue electo candidato presidencial del Partido Revolucionario Democrático (PRD), el más grande de la oposición. Para lograrlo, tuvo que medirse a 17 de sus copartidarios y obtuvo el 95% de los votos.

Además de obtener el triunfo en mayo de 2014, tiene el reto de demostrar que las heridas que dejó la contienda electoral de 2009 a lo interno del colectivo que fundó Omar Torrijos Herrera son una etapa superada.

NUMERITOS ELECTORALES

A menos de 25 días de las elecciones, la aceptación del candidato presidencial ha sido muy variante. Arrancó como el favorito y llegó a marcar 42% de preferencia. Al cierre del 2013 registraba una aceptación del 25%, en segundo lugar.

Pero al abrirse el proceso de medición con el método de intención de voto usando la papeleta presidencial y las urnas, los números cambiaron. Volvió a ascender, pero no ha podido alcanzar el 33%. —porcentaje de aceptación histórico de su colectivo—.

En estos momentos, la encuestadora Ipsos lo ubica en un empate en primer lugar de las preferencias de voto.

Ese empate generó cambios en la campaña. Su publicidad comenzó a ser más férrea y su presencia casa por casa para buscar el voto ha incrementado.

Además, apeló a la mayoría de las figuras históricas del partido, las cuales lo habían adversado, pero ahora lo acompañan buscando los votos necesarios.

Y es que después de las elecciones de 2009 en las que la nómina oficialista (Balbina Herrera-Juan Carlos Navarro) fue derrotada por el hoy presidente Ricardo Martinelli, Navarro —entonces primer subsecretario general del CEN del PRD— emprendió el camino de la reestructuración de su partido.

Ese proceso parecía haberlo logrado en el 2012, cuando fue electo secretario general, el puesto de mayor importancia en el PRD. Su facción, ‘La Ola Azul’, obtuvo todos los puestos del CEN y se erigió como el líder indiscutible del partido.

DE AMBIENTALISTA A ALCALDE

Estando al mando de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), una organización no gubernamental de carácter ambiental que fundó en 1985, Navarro decidió incursionar en la política partidista. De la mano de Ernesto Pérez Balladares, el ambientalista, de 36 años de edad, se inscribió en 1998 en el PRD. El primer y único partido en el que ha militado.

La llegada de Navarro al PRD se hizo notar enseguida. A los pocos días, en un Congreso Nacional, el colectivo modificó sus estatutos para permitir que el recién llegado pudiera aspirar a ser precandidato en las primarias que se avecinaban para escoger la figura del PRD para la Alcaldía de Panamá.

En esas primarias, con 62% de los votos, se convirtió en el candidato a la Alcaldía de Panamá luego de derrotar a Roberto Velásquez —padre— y a Enrique Panay.

Las elecciones generales eran un reto todavía más grande para él y para su partido. Debía derrotar a Mayín Correa, quien llevaba dos periodos seguidos al frente de la Alcaldía. Y aunque pocos lo creían capaz, lo logró.

Ocupó la Alcaldía de Panamá por 10 años, ese fue su trampolín para su aspiración nacional. Convertirse en el presidente de la República.

Con un PRD renovado, llegaron las elecciones de 1999, pero todavía no era su turno y así lo comprendió. Martín Torrijos tenía el control del partido y pretendía repetir como candidato a la Presidencia de la República. Navarro se conformó con volver a ser el candidato a alcalde de Panamá.

Siendo el jefe de la comuna capitalina, Navarro se mantuvo activo a lo interno del colectivo.

Tras la militancia partidista y dos periodos como alcalde de Panamá, el 18 de agosto de 2002 fue elegido como segundo vicepresidente del PRD. En mayo de 2004 fue reelecto alcalde de Panamá.

LOGROS PROFESIONALES

Seleccionado en 1994 por la revista internacional ‘Time’ como uno de los 100 líderes jóvenes más prometedores del planeta para el próximo milenio y nuevamente seleccionado en 1999 por la revista ‘Time’ y la cadena ‘CNN’ como uno de los líderes latinoamericanos para el próximo milenio, hubo quienes consideraron a Navarro como el más destacado líder ambiental de Panamá.

Es licenciado en Geografía y Gobierno por la Universidad de Dartmouth, Estados Unidos (1983) y luego obtuvo una maestría en Política Pública en la Universidad de Harvard (1985).

Su intensa vida pública no lo privó de espacios para su vida privada. Está casado con María del Carmen Campagnani (‘Cuqui’) y es padre de tres hijos: Juan, Felipe y Gabriel.

Nacido en la ciudad de Panamá el 19 de octubre de 1961, fue el primer embajador ambiental del país, nombrado por el presidente Ernesto Pérez Balladares para apoyar ad honórem al Estado y a las instituciones públicas y privadas en la formulación y ejecución de las políticas ambientales nacionales e internacionales.

En 1990 fue nombrado consejero para América Latina de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Fue reelecto en 1994, siendo el primer panameño y el miembro más joven que ocupa dicho puesto.

Fue galardonado en 1998 con la Beca Interamericana de Conservación concedida por el Centro para el Desarrollo Económico Compatible de The Nature Conservancy y la Fundación Mc Arthur.

Habla tres idiomas: español, inglés y francés. Fue seleccionado en 2002 como el exalumno más destacado de la Escuela John F. Kennedy en la Universidad de Harvard.

Ahora, le quedan solo 23 días para demostrar si pudo reunificar al PRD y si el electorado lo elige para gobernar el país por el próximo quinquenio, que inicia el 1 de julio de 2014.