Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Barack Obama: ¿euforia o cautela?

Luego del triunfo arrollador y casi increíble de Obama, lo más fácil sería encaramarse en la euforia que parece envolver a gran parte de...

Luego del triunfo arrollador y casi increíble de Obama, lo más fácil sería encaramarse en la euforia que parece envolver a gran parte del mundo. En África algunos piensan que el semi—paisano acabará o mitigará sus miserias. En Cuba, de donde regreso tras participar en el triunfal pabellón panameño en la XIV Feria Internacional de La Habana, no deja de alentar expectativas de cambio, incluyendo el bloqueo. Sus dirigentes prefieren ser más reservados.

Los enfoques no logran, no todavía, una explicación más valedera del fenómeno Obama y lo que representa en su extensión. Sin embargo, a primera vista, resulta temerario cualquier vaticinio al margen del sistema económico imperante en EUA: En el entramado y peso específico de Wall Street, la bisagra del capital sionista y la maraña armamentista que sostiene en gran medida su economía. No es un secreto el origen de determinado apoyo financiero a Obama. Así, el propio electo se ha adelantado a señalar (¿curarse en salud?) que muchas de sus propuestas esperarán un largo futuro.

No es casual que primeras opiniones apunten a un remozamiento del sistema, especie de cambio de cabalgadura con sentido más musical y potable, sin afectar la estructura y esencia del sistema.

Pienso que esperar a “ver qué pasa”, sería grave error. Creo que los panameños no tenemos el tiempo histórico para semejante aventura, como quien dice “santos en espera de un milagro” (léase TLC). Lo que corresponde es reordenar el sistema productivo, en base a la producción sostenida de alimentos básicos a menor costo. Mayor eficiencia administrativa de todos lo actores socio—económicos. Reformular con urgencia el sistema educativo, dirigido a elevar la autoestima y conducta del panameño de todos los niveles, antídoto contra el fatalismo, manipulación y el catastrofismo mediático. En otras palabras, con o sin Obama, tenemos que seguir adelante, con soluciones propias, aprovechando al máximo nuestras ventajas competitivas incluyendo la Naturaleza. Con nuestra gente y sus esperanzas.

*Comunicólogo para el Desarrollo Sostenible.agalastica@yahoo.es