Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Homicidios en la industria de la construcción

Desde que asumimos la conducción del Suntracs, una de las principales tareas que emprendimos fue la atención a las muertes de los obrero...

Desde que asumimos la conducción del Suntracs, una de las principales tareas que emprendimos fue la atención a las muertes de los obreros en la industria de la construcción. El primer planteamiento fue la creación de la Secretaria de Salud y Seguridad Ocupacional en la estructura directiva del sindicato, ello dio paso al inicio de un proceso de capacitación en esta materia de directivos, representantes y comisionados; el segundo paso, fue la lucha por integrar cláusulas y luego todo un apartado referente a la salud y seguridad ocupacional en la Convención Colectiva CAPAC-Suntracs, a partir de entonces el trabajo organizativo en esta materia ha sido permanente.

Por Convención Colectiva, se destina una hora mensual en cada proyecto al tratamiento del tema de seguridad ocupacional, actividad que fundamentalmente es cubierta por el Suntracs, en la medida en que a la patronal no le interesa asumir su responsabilidad. Igualmente, se ha venido trabajando en concienciar y capacitar a los trabajadores de base sobre la importancia de exigir a la patronal el suministro de los equipos necesarios e instalaciones adecuadas para el ejercicio del trabajo.

La construcción vertical generó nuevos riesgos laborales, los cuales no fueron considerados por la patronal, debido a que para ellos el suministro de equipos e instalaciones de seguridad constituyen un costo que merma sus márgenes de ganancias, por lo cual para muchos es preferible pagar la multa en caso de “accidentes” o muertes, que asumir la responsabilidad. Es decir, la ganancia por encima de la vida de los obreros. Por su lado, los gobiernos tampoco legislaron esta nueva realidad en la industria de la construcción, con lo cual las muertes de obreros en su lugar de trabajo fueron aumentando año tras año.

Frente a esta realidad, el Suntracs se impuso la tarea de luchar por el respeto a la vida de los obreros de la construcción, emprendimos varias campañas de divulgación, adoptamos la acción de paralización de todo proyecto donde no se respetará las normas de salud y seguridad laboral (este año se han paralizado más de 200 proyectos). La respuesta de la patronal, la contratación del sindicalismo amarillo y el sicariato, para vulnerar las cláusulas de Convención Colectiva. En medio de esta lucha (2007) son asesinados los compañeros Osvaldo Lorenzo y Luiyi Argüelles, más tarde Al Iromi Smith. Esta es la moral de muchos de los empresarios del sector, quienes obtienen ganancias por encima del promedio nacional, pero que aún así, la muerte de un trabajador constituye una “baja necesaria” para seguir enriqueciéndose.

El sindicato, sin embargo, no desmaya en su tarea, seguimos la lucha que da como resultado la aprobación del Decreto Ejecutivo 2 del 15 de febrero del 2008 que reglamenta esta materia, el cual no recoge todas las aspiraciones de la clase obrera, pero que se constituye en un instrumento de lucha. Uno de los elementos contemplados en el Reglamento, es la contratación de inspectores de seguridad ocupacional, para ello las empresas deben pagar un fondo especial que se estima en función del nivel de riesgo del proyecto. Sin embargo, las empresas mantienen morosidad en este aspecto.

Esta semana, el Ministerio de Trabajo detectó que hay unas 30 empresas constructoras que adeudan al Estado dos millones de dólares en concepto del pago al fondo especial que se usa para contratar oficiales idóneos que inspeccionen las condiciones de seguridad existentes en las obras de construcción.

En lo que va del año han muerto 13 obreros de la construcción, en todos los casos la causa ha sido el incumplimiento de la patronal de las normas de seguridad laboral. El caso más reciente la muerte de los obreros Alberto Luis Barría (29 años) y Alcides Hernán Vergara (41 años), quienes cayeron del piso 32 del proyecto Q Tower, que construye la empresa Estructuras Nacionales. La ministra de Trabajo, Alma Cortés, reconoció que al menos 17 fallas en materia de seguridad se comprobaron en esta obra. Dirigentes del Suntracs ya habían advertido de estas fallas a la empresa, pero no se tomaron los correctivos.

Estos hechos que empresarios, autoridades y ciertos medios de comunicación insisten en llamar accidentes, son considerados por el Suntracs como homicidios culposos, pues las empresas incurren constantemente en claras negligencias.

Seguiremos exigiendo el cumplimiento de las normas de salud y seguridad ocupacional, paralizaremos toda obra que viole esta materia, pues está de por medio la defensa de la vida de los obreros de la construcción.

*Secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com