Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Diario Impreso

Opinión

Camino a la victoria

Mantener nuestras convicciones y principios fundamentales, así como el claro entendimiento del respeto a nuestra dirección política, y el luchar contra el oportunismo siempre latente que pulula en todos lados, no ha sido fácil, durante estos casi cinco largos años; pero, al igual que muchos, hemos estado dedicados al quehacer político partidista, tanto en la organización como en la dirección y ahora en la tarea proselitista de la campaña rumbo a las elecciones generales, de manera clara y decidida.

Mantener nuestras convicciones y principios fundamentales, así como el claro entendimiento del respeto a nuestra dirección política, y el luchar contra el oportunismo siempre latente que pulula en todos lados, no ha sido fácil, durante estos casi cinco largos años; pero, al igual que muchos, hemos estado dedicados al quehacer político partidista, tanto en la organización como en la dirección y ahora en la tarea proselitista de la campaña rumbo a las elecciones generales, de manera clara y decidida.

Estamos a casi cuarenta días de las elecciones del 4 de mayo de 2014 y en esta recta final, me siento a meditar por todo lo que nos ha pasado y lo que le ha ocurrido al país en manos de un gobierno desalmado, imprudente, informal y desmedido en sus ansias económicas. Los desaciertos internacionales, los escándalos económicos, los bochornos diarios de quienes no solo metieron la pata, las manos, sino el cuerpo entero y, para colmo, pringaron en la deshonra a todos los panameños. Créanme que ha sido una suerte haber llegado a este punto, y casi un milagro que nuestro país haya soportado la peor administración gubernamental de nuestra historia republicana.

Pero hoy renacemos con la esperanza, con la determinación y con la entereza de poder brindarle al pueblo panameño una alternativa seria, coherente y bien preparada, a través de una oferta electoral presidencial de la talla de Juan Carlos Navarro y Gerardo Solís, que junto a su plan de gobierno denominado ‘Plan de Todos’, abordan el total de los aspectos más esenciales e imperantes de las necesidades de los panameños.

Hoy el PRD y su oferta electoral presidencial acompañados de nuestros expresidentes Dr. Ernesto Pérez Balladares y Martín Torrijos, así como de Samuel Lewis, Balbina Herrera, Laurentino Cortizo y muchos otros notables de mi glorioso partido, unidos en un as de voluntades, ofrecemos a la consideración de los panameños una oportunidad de enrumbar al país, y darle la esperanza de salir a flote. La oportunidad de alejarnos de las malas praxis de esta administración, tales como la erradicación del nepotismo exacerbado, el transfuguismo inmoral, decadente y ruin de los diputados, alcaldes y representantes de corregimientos, promovidos por la coacción judicial y el financiamiento o compra de conciencia de la que han hecho gala este gobierno y su partido, que no es más que un ‘Frankenstein emparapetado’ con los más endebles de otros partidos, y levantado en sancos, porque no tienen de qué otra forma trepar, expertos demagogos y mutiladores de erario público.

Soy un convencido de que el pueblo cree en la alternabilidad del poder; creo en su sapiencia, en que entiende que es urgente cambiar este gobierno y que sabe que ‘cuando el PRD gobierna, a la gente le va mejor’.

POLÍTICO