Panamá,25º

18 de Nov de 2019

Redacción Digital La Estrella

Opinión

En Panamá: II Cumbre Cooperativa de las Américas

Para la República de Panamá, como Estado, es un honor convertirse circunstancialmente, en epicentro del cooperativismo de América por un...

Para la República de Panamá, como Estado, es un honor convertirse circunstancialmente, en epicentro del cooperativismo de América por unos escasos cinco días. Del día 28 de mayo al 1º de junio del año que discurre, la ciudad de Panamá se vestirá con los colores del Cooperativismo, para recibir a más de 1,500 cooperativistas que han de participar a la SEGUNDA CUMBRE COOPERATIVA DE LAS AMÉRICAS, acordada por la Alianza Cooperativa Internacional.

Nuestro país, sin temor a equivocarme, tiene vocación cooperativista y, en ese sentido, son numerosos los momentos históricos largos de mencionar, que confirman mis aseveraciones. Y cobra relieve excepcional este encuentro de hermanos cooperativistas, por el hecho de ser el año 2012, declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como el año Internacional de las Cooperativas.

El movimiento cooperativo panameño, con más de 567 cooperativas, con el nacimiento ferviente del cooperativismo juvenil y rural, ha de derivar claros aprendizajes del análisis y discusión de los temas y subtemas con incidencias positivas que, de seguro, servirán de guía para el futuro cooperativo de la Región. Este gran esfuerzo de coordinación que realiza la Alianza Cooperativa Internacional para las Américas, como organismo fundamental de integración cooperativa del continente americano, como los entes de apoyo en Panamá, llámese Consejo Nacional de Cooperativas y el Instituto Panameño Cooperativo, eje motor de este evento, ha de concluir con loables resultados por el cúmulo de aportaciones que, de seguro, emanarán de las mesas de trabajo o de los diferentes ejes temáticos de interés para los par ticipantes.

Este encuentro cooperativista continental lo visualizo como un soporte de la gestión cooperativa en Panamá, como un modelo socioeconómico, que se afinca en muchos sectores del país. Eslabón propicio que, sin duda alguna, sería aprovechado para poner a andar en su justa dimensión el proceso de enseñanza aprendizaje del cooperativismo, como una respuesta real y correcta, de la Ley que instituyó este vital proceso en la vida panameña.

Sirva la ocasión para reflexionar sobre la importancia para Panamá y para todas las cooperativas del país, de esta envidiable oportunidad de aprender y trasmitir los conocimientos a otras esferas del pensamiento humano. Estamos inmersos en una crisis de valores y frente a una crisis económica mundial, de la cual nuestro Continente no escapa, por cuanto el Modelo Cooperativo debe iluminar el camino al Gobierno Nacional y Gobiernos Locales, en torno al importante rol que desempeñan y podrían desempeñar las cooperativas en el orden cultural y socioeconómico del país.

La II Cumbre Cooperativa de las Américas, con sede este año en la ciudad de Panamá, ha de constituir un extraordinario soporte para la consolidación del cooperativismo sostenible, más humano y más justo. Ha de extender un colchón de iniciativas que han de plasmarse en la memoria de este evento internacional y, para el movimiento cooperativo panameño, será acicate para el fortalecimiento de los cambios que exige la economía nacional.

AUTOR DE LA LEY DE LA ENSEÑANZA DEL COOPERATIVISMO.