15 de Ago de 2022

Café Estrella

El niño y su mascota

Las mascotas son parte de la vida de los niños. Es muy necesario que los padres se involucren en la decisión de comprar una mascota, que...

Las mascotas son parte de la vida de los niños. Es muy necesario que los padres se involucren en la decisión de comprar una mascota, que exista una abierta discusión y se realicen los planes necesarios para que la experiencia de traer a casa una mascota se convierta en algo positivo para todos. El descuido en el tratamiento de un animal no es saludable tanto para la mascota ni para el niño a cargo de su cuidado.

No puedo dejar de subrayar que ustedes padres le servirán como rol modelo a su hijo al tratar a su mascota: como los vean a ustedes convivir, así será la relación y cuidado que tenga con su nueva mascota. En caso de que el niño más adelante no quiera cuidar a su mascota, los padres deberán hacerse cargo del cuidado de la mascota.

Las ventajas de tener mascota

Los niños que crecen al lado de sus mascotas muestran muchos beneficios. Al desarrollar sentimientos positivos con sus mascotas contribuyen a aumentar la autoestima y la autoconfianza en el niño. La relación positiva con las mascotas ayuda a desarrollar confianza en la relación con otras personas. Una buena relación con una mascota ayuda también a desarrollar la comunicación no verbal, la compasión y la empatía. Las mascotas sirven para distintos propósitos en los niños:

•Los niños pueden contarle sus secretos y pensamientos más privados, los niños con frecuencia hablan con sus mascotas, al igual que lo hacen con sus animales de peluche.

•Les proporcionan lecciones de la vida; reproducción, nacimiento, enfermedades, accidentes, muerte y duelo.

•Les ayudan a desarrollar una conducta responsable en los niños que los cuidan.

•Proveen una conexión con la naturaleza.

•Les enseñan respeto por otros seres vivientes. Otras de las necesidades emocionales y físicas que cumplen el ser propietario de una mascota son:

•Actividad física.

•Contacto cálido y cariñoso.

•Amor, lealtad y afectividad.

•La experiencia de la pérdida de una mascota si se pierde o muere.

Aunque la mayoría de los niños son amables y se portan bien con sus mascotas, algunos niños son muy toscos o sumamente abusivos. Si tal comportamiento persiste, puede ser una advertencia y señal de problemas emocionales. Cualquier niño que abuse, torture o mate animales deberá de inmediato referirse directamente con un psiquiatra o psicólogo especialista de niños y adolescentes para una evaluación extensiva.

www.dracaroline.com