Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Cultura

Memorias de un Carnaval

PANAMÁ. En 1958 no había llegado la televisión abierta a Panamá, apenas empezaba a internacionalizarse el rock'n roll y no podía izarse...

PANAMÁ. En 1958 no había llegado la televisión abierta a Panamá, apenas empezaba a internacionalizarse el rock'n roll y no podía izarse la bandera panameña en la zona del Canal. Sin embargo, para el Carnaval la televisora de las bases militares norteamericanas presentó a la soberana, se izó la bandera albiazul de las fiestas de Momo en el territorio ocupado y la corte bailó rock'n roll, durante sus presentaciones, una nota de provocación y rebeldía.

Esta y otras anécdotas comenta en una hermosa tarde, en el balcón de su apartamento Rita Burrell de Conte, reina del carnaval capitalino de hace 51 años. Infatigable dama de sociedad que practica el golf cada domingo en Coronado y tiene un espíritu joven que la hace lucir estupenda. Aunque entonces no recorrían las avenidas más de tres carros alegóricos, abundaban las comparsas por el deseo de alzarse con el premio de la junta de Carnaval. A ellas se sumaba la integrada por los padres de la reina y de los miembros de su corte para apoyarles y acompañarles. “Eran unos carnavales sanos, donde se mezclaban las personas de diversas clases sociales en 4 días de jolgorio”. dice la Sra. Rita. La iniciativa privada hacia realidad la fiesta del pueblo. Los dueños de toldos y El Panamá Hilton, sede de la reina, se esmeraban por traer a las mejores orquestas y cantantes de la época. Ese año estuvieron Orlando Vallejos, Rolando La Serie, Beny Moré y los nacionales Clarence Martin, Lucho Azcárraga y Gelo Códoba, entre otros.