Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Cultura

Química azteca

PANAMÁ. . . Aunque ya desde finales del año pasado la película “Rudo y Cursi” era un éxito consumado en la taquilla mexicana, no fue h...

PANAMÁ.

. Aunque ya desde finales del año pasado la película “Rudo y Cursi” era un éxito consumado en la taquilla mexicana, no fue hasta el día de ayer que tuvo lugar su estreno en Panamá.

La cinta dirigida por Carlos Cuarón recaudó unos 4.9 millones de pesos (unos 374 mil dólares) durante su estreno en México el pasado mes de diciembre. Unos 109 mil espectadores fueron a verla el primer día de su exhibición, cifra que supera los 91, 770 cinéfilos convocados por el lanzamiento de “Y tu mamá también” (2001), dirigida por Alfonso Cuarón, hermano de Carlos.

No es de extrañar que Carlos, quien escribió el guión de “Y tu mamá también”, escogiera para su debut como director a la pareja de actores cuya química en la pantalla grande consagró a su hermano como uno de las promesas del cine de su país.

En el caso de Gael García Bernal y Diego Luna el buen humor y la camaradería ha sido una constante tanto en el cine como en la vida misma. Durante los ocho años que han pasado desde el estreno de “Y tu mamá también” las carreras de ambos han despegado, llegando incluso los dos a probar suerte detrás de las cámaras.

No obstante, a pesar de los éxitos cosechados, la refrescante irreverencia de esta pareja de actores se ha mantenido intacta, tal como se comprueba en los hilarantes y desenfadados diálogos de la cinta. No por nada Cuarón escribió el guión con ambos actores en mente.

El filme cuenta las alegrías y vicisitudes de una pareja de hermanos que compiten entre sí por el amor de su madre y para hacerse de un nombre en el mundo del fútbol profesional mexicano.

A uno de ellos se le conoce con el sobrenombre de “Rudo”, interpretado por Luna, un hombre que es muy poco dado a los afectos y que canaliza toda sus energías en la cancha y en las mesas de apuestas. Su hermano, que lleva el mote de “Cursi”, es un delantero nato que se aferra al sueño fallido de convertirse en una estrella del “tex mex”.

Además de explorar el lado oscuro del fútbol profesional, con jugadores que dejan de lado su talento para abandonarse al vicio y a las frivolidades, la cinta es un testimonio al valor de la familia.