Temas Especiales

07 de May de 2021

Cultura

El ocaso de la virilidad

La llamada andropausia o climaterio masculino se puede definir para algunos hombres como el fin de la virilidad. Es la disminución lenta...

La llamada andropausia o climaterio masculino se puede definir para algunos hombres como el fin de la virilidad. Es la disminución lenta y progresiva del deseo sexual y también de la capacidad de erección y al ser tan lenta y gradual es muy difícil asignarle una edad, a diferencia de la menopausia en las mujeres que suele ser mucho más rápida.

En general, la capacidad de erección y el deseo sexual disminuyen a partir de los 45 años, y a sus 55 los cambios se hacen más acentuados, pero se conservan a veces a edades tan avanzadas como los 90, incluida la posibilidad de producir semen, aunque con escasa o nula producción de espermatozoides activos.

Además, se aprecian cambios hormonales que alteran la vida física, emocional y sexual. La andropausia puede provocar diversos conflictos emocionales en los hombres, y la falta de información sobre este tema los hace pensar que los cambios se deben a la edad. Es un síndrome con un conjunto de síntomas muy variados que van desde los orgánicos hasta los psicológicos.

CAUSAS:

Los cambios que se presentan, se atribuyen a la disminución de los niveles de la hormona masculina (testosterona). Sin embargo, hay otros factores que precipitan el inicio del climaterio masculino como son: hereditarios, obesidad, estrés físico y psicológico, enfermedades cardiovasculares, exceso de alcohol y tabaco, diabetes mellitus, disfunción tiroidea, consumo de drogas.

SÍNTOMAS:

Durante el periodo de la andropausia el hombre puede manifestar cambios físicos y psicológicos: disminución de la libido, insomnio o fatiga, angustia que puede llevar a la depresión, ansiedad, nerviosismo e irritabilidad, flacidez del pene, disminución de la producción de esperma y testosterona, pérdida de masa muscular (alrededor de 10 kilogramos), escalofríos, disminución de la capacidad visual y auditiva, pérdida del cabello, crecimiento de vello en cejas y fosas nasales, deterioro óseo (osteoporosis), dolores musculares, arrugas y resequedad en la piel.

Todos estos cambios orgánicos impactan la esfera emocional o psicológica del hombre que se encuentra en esta etapa del desarrollo y a fin de compensarlos presentará cambios en su conducta y en sus actitudes que podrán ser insignificantes hasta intempestivos dependiendo de la estabilidad psicológica de la persona.

PREVENCIÓN:

Los hombres a quienes los síntomas de la andropausia amenazan con afectar su vida cotidiana deben buscar soporte psicológico para facilitar el desarrollo de aquellas áreas de su personalidad que pudieran estar incidiendo en sus dificultades para enfrentar los retos característicos de esta etapa.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO:

Cada hombre es diferente, por tal motivo cada caso debe tratarse de forma individual con el propósito de lograr una mejor calidad de vida. Es importante que acuda con el psicólogo para aminorar los síntomas, pero será el urólogo quien recomendará un tratamiento dirigido a tratar las disfunciones sexuales por medio del uso de medicamentos para ayudar al paciente a lograr una erección al momento de la relación sexual.

RECOMENDACIONES:

Alimentación saludable, ejercicios periódicos, buena predisposición en las relaciones sexuales. Mejorar las condiciones de sueño y dormir las horas necesarias y suficientes. Evitar el estrés. No fumar ni beber en exceso.

www.visionsexual.com