Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Cultura

Hablemos de estilo

Todas las mujeres desean tener un estilo que las identifique y distinga de las demás, ya sea un corte de cabello diferente, un vestuario...

Todas las mujeres desean tener un estilo que las identifique y distinga de las demás, ya sea un corte de cabello diferente, un vestuario especial o un detalle que las mantenga a la vanguardia. El estilo surge después de un proceso en donde el “glamour” y la elegancia se mezclan en grandes dosis, y la mejor forma de definirlo es con el axioma que dice que “el estilo no se imita”.

Pero, ¿qué es estilo?

“El estilo es el único lujo real que cualquiera se puede permitir, con dinero o sin él”, dijo una vez el famoso diseñador Giorgio Armani.

Es saber escoger entre lo que está de moda y lo que no y mezclarlo de manera personal para lograr una imagen diferente, pero actual.

No es copiar todo lo que se ve ni comprar todo lo que sale al mercado y ponérselo encima, sino crear un modo distinto de estar a la moda sin parecer una copia calcada del maniquí de la tienda favorita.

Las mujeres que lo logran pueden hacer su propio comercial sin necesidad de exponer más de lo preciso para llamar la atención.

No es que debamos darle la espalda a la moda, sino que vayamos con ella pero únicamente en lo que nos amolda.

Definiendo a una mujer con estilo

¿Ha notado que hay mujeres que pasan a su lado tal vez con un simple pantalón caqui, una blusa blanca y un bolso gigante y todos se vuelven a mirarla con admiración, mientras que otras que van vestidas con todo lo último de la moda pasan casi desapercibidas?

Esa es la diferencia entre tener o no tener estilo, y no depende de marcas ni de presupuesto.

Es, por ejemplo, el efecto de llevar un trajecito camisero azul de algodón con mangas dobladas, unas sandalias rojas y unos aretes grandes dorados, el reloj y un anillo.

Nada más. O llevar el mismo traje y las sandalias con aretes, collar, pulseras, anillos, reloj y cinturón rojos. ¡He allí la divergencia!

Una mujer que tiene un conjunto de características y maneras que la hacen lucir de manera especial es una mujer con estilo, y cada una posee uno diferente que va ligado generalmente a su edad, profesión, religión, clima y tradiciones.

Sin convertirse en esclavas de la moda, el buen gusto en el vestir y el cuidado del aspecto general son elementos esenciales en el buen estilo.

Para ello es necesario reconocer lo que le queda bien y lo que no para usar solamente aquello que la ayude a destacar lo positivo de su persona.

A la hora de comprar siga siempre su propia intuición y el sentido común para escoger lo que le queda mejor aunque no sea el último grito de la moda.