Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Cultura

Misiones de California

El vasto territorio de California fue poblado en el siglo XVIII por súbditos del Rey de España, que venían con la espada y con la cruz a...

El vasto territorio de California fue poblado en el siglo XVIII por súbditos del Rey de España, que venían con la espada y con la cruz a la colonización y de allí tantos nombres de santos que le dieron a sus montañas, cauces, pueblos, etc.

Como ha sido una constante, la lucha entre jesuitas y franciscanos irrumpió en la pretensión de evangelizar a los indígenas (que llamaban neófitos). Se tenía como principio tratar con respeto a estos grupos étnicos, que hablaban cada uno su lengua.

Lo que se conoce como ‘misiones’ era una de los tres tipos de asentamientos que los españoles establecieron como punta de lanza de la cristianización. Éstas eran destinadas los indígenas, había otro asentamiento para los colonos hispanos y el tercero, las prisiones.

La misión inicial fue la de San Diego de A lcalá y en total fueron veintiuna las que se establecieron a lo largo de lo que se conoce como el Camino Real. En la novela de María Dueñas, se destaca sobre todo la última, San Francisco Solano, que fue fundado después de la independencia del estado mexicano.

Su trazado básico tenía un núcleo central que lo conformaba una iglesia, a la que se le construía un claustro en el ala adyacente. Esta especie de ‘pueblo’ también era provista de habitaciones para los frailes y las mujeres solteras, una cocina, despensa, talleres y depó sitos, las viviendas para los neófitos y un cementerio. La mayoría de ellas fueron construidas en el clásico estilo español, aunque algunas son dignas muestras de clasicismo y hasta de arquitectura barroca y neoclásica, con sus muros de cal y tejas, que las han distinguido desde siempre.