Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Cultura

Debate sobre el consumo de la marihuna

PANAMÁ. Recientemente un estudio científico llamó la atención al establecer que fumar marihuana (Cannabis sativa) regularmente durante l...

PANAMÁ. Recientemente un estudio científico llamó la atención al establecer que fumar marihuana (Cannabis sativa) regularmente durante la adolescencia y la edad adulta hacía perder a las personas consumidoras un promedio de ocho puntos en su coeficiente intelectual (CI).

Pero, otro nuevo estudio desafió ese resultado al señalar que dicho trabajo científico tenía errores metodológicos porque no tuvo en cuenta el efecto de la pobreza en el CI.

El autor de este trabajo, Ole Rogerberg, del Ragnar Frisch Center de Noruega, observó que el efecto de la marihuana en el intelecto era cero. Pero la autora del estudio cuestionado, Madelein Meire, de Duke University de Estados Unidos, no estuvo de acuerdo y señaló que en su muestra solo el 23 por ciento de los participantes provenían de familias pobres, por lo cual esta variable no afectaba los resultados.

Lo cierto por ahora es que se necesitan más estudios para saber el verdadero riesgo de esta hierba en el cerebro. Ambos trabajos fueron publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences.

NO JUSTIFICAN ANÁLISIS

Al respecto sobre ambos estudios que son debatibles, consultamos con especialistas locales sobre los resultados. El neurocirujano del Complejo Hospitalario de la Caja de Seguro Social, Ricardo Bermúdez, explicó que como sustancia psicotropica, e ilícita en nuestro país, la marihuana no debería consumirse libremente. ‘Se dice que la marihuana no produce adicción y por esta razón se podría utilizar libremente para fines recreacionales’.

Según Bermúdez, los estudios son contradictorios en cuanto al desarrollo o no de perdidas de coeficiente intelectual. ‘La verdad es que el cannabis, tiene un síndrome de abstinencia relativamente débil y es por esto que los que la consumen pueden desprenderse de ella al cabo de dos o tres semanas. Sin mayores problemas en la mayoría de los casos, siempre va a tener alguna repercusión en el sistema nervioso central de los consumidores.

El neurocirujano informó que las sensaciones luego del consumo relacionadas con una euforia calmada y sensación de aumento de la percepción sensorial, hacen sentir extraordinariamente bien al individuo. ‘Las repercusiones a largo plazo pueden incluir apatía, irritabilidad, desinterés, todas son características que disminuirán la atención del individuo y por ende su capacidad de aprender y adquirir nuevos conocimientos, que asociados a la falta de interés, los embrutecería’, afirmó.

En cuanto a las repercusiones sobre el CI de las personas, Bermúdez, sostuvo que deben se estudiadas más a fondo, pues en ambos artículos mencionados en esta publicación tienen sesgos metodológicos discutidos en cuanto a las características de la población estudiada, aduciendo unos autores que la disminución del coeficiente intelectual había sido mostrada por un factor de confusión asociado con la pobreza.

Avelino Gutierrez también es otro especialista que está de acuerdo con el planteamiento de su colega. ‘La marihuana tiene utilidad médica para el tratamiento de dolor para el cáncer y algunas patologías pulmonares.

El problema fundamental de la hierba si disminuye o no el CI no tiene mucho sentido. La marihuana es una droga que produce dependencia y eso conlleva al consumo de otras drogas. ‘Defintivamente que si se consume a temprana edad o durante la adultez tendrá sus resultados a futuro’, expresó el galeno.

Gutierrez afirmó que no hay justificación científica para el consumo de la hierba con el pretexto de que no afecta el aspecto cognitivo del que la consume.

EN OTRAS LATITUDES

Según una encuesta realizada por El País, España es el país europeo con más altos índices de fracaso escolar y de consumo de marihuana en los adolescentes. Uno de cada cinco jóvenes entre los 12 y los 18 años fuma marihuana de forma habitual, según la Encuesta Estatal sobre Drogas en Enseñanzas Secundarias. En la encuesta sobre Drogas a la Población Escolar 2002 de la Comunidad de Madrid, los alumnos reconocieron que el cannabis les producía perdidas de memoria (30,5%), dificultad para estudiar o trabajar (19,7%), tristeza, apatía y depresión (17,1%) y enfermedades o problemas físicos (6,6%).

Para la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), los adolescentes y los jóvenes son especialmente vulnerables al uso indebido de drogas. El consumo abusivo de drogas de este colectivo es incluso más de dos veces superior al de todo el resto de la población.

Según la ONUDD, la marihuana sigue siendo la droga más consumida a escala mundial. Se cultiva en casi todos los países del mundo y se calcula que entre 130 y 190 millones de personas la fuman al menos una vez al año.