20 de Feb de 2020

Cultura

Perdida y encontrada

Nunca se sabe por completo lo que ocurre en la intimidad de las parejas, ni siquiera entre las paredes del propio matrimonio

La siniestra historia de Perdida comienza de lo más normal: con un chico y una chica que se conocen, que la pasan bien juntos, que deciden casarse y que, mientras van afianzando su relación, descubren también todo lo que en un principio no veían del otro.

Es en su quinto aniversario cuando se desencadenan los hechos de la película. Ese día, al volver Nick (Ben Affleck) a su casa descubre que su mujer (Rosamund Pike) ya no está, que desapareció, que está perdida. La única pista que encuentra es una mesa con el vidrio roto en el living .

Pareciera ser un secuestro, o al menos eso es lo que piensan al principio la policía y los medios. Pero rápidamente todo se convierte en una cuestión de imagen, y la falta de entusiasmo de Nick en la búsqueda hace que los medios generen la primera duda: ¿y si él es el asesino?

Así comienza este thriller con momentos de humor negro, que en las dos horas y media de duración no sólo nos mantiene expectantes, sino que incorpora tantas vueltas de tuerca, tantos giros argumentales, que cada detalle hace que todo pueda cambiar en un segundo.

La narración, además, es a través de sus dos protagonistas y en primera persona. Ella se encarga de rememorar el pasado a través de su diario personal y él del presente que vive con la prensa y la policía que lo persiguen adonde quiera que vaya.

Esa dualidad es la clave de esta historia. Ver en cuánto coinciden o divergen los dos relatos, en qué versión decidimos creer en cada ocasión. Porque cualquier situación que implica a dos personas tiene dos puntos de vista. A veces similares y otras divergentes.

La prensa especializada ya posicionó a Perdida como una de las candidatas a mejor película en los próximos Oscar. Pero también a mejor actor, mejor actriz y mejor banda sonora (compuesta por Trent Reznor y Atticus Ross). Sin duda, en cada una de las categorías tiene posibilidad.